sábado, 22 de octubre de 2011

… Time to change,… para todos

En este momento en el que lo irracional está a flor de piel y las emociones surgen con fuerza de nuestros corazones, creo que es necesario poner algo de racionalidad e inteligencia emocional en el escenario de nuestro futuro como pueblo y como nación.

Comenzaré por las víctimas -si, “todas” como se recalca en todos foros en los que estos días se esta hablando del tema - y por todos los sectores de nuestra sociedad que durante estos interminables años hemos sufrido.

La memoria es importante y clave para resolver todo esto, nunca puede haber perdón si hay olvido y es mejor que nos vayamos haciendo a la idea de que el tiempo no cura, normalmente enquista y hace callo en aquello que no está resuelto.

El perdón viene de la reflexión del daño recibido y del tránsito del duelo hacia un futuro saludable con las heridas restañadas y las cicatrices curadas. Por tanto las victimas necesitarán pasar por ese duelo atascado durante años por haber estado siempre escarbando en el lógico dolor recibido y quienes han producido ese dolor necesitarán pasar sus propios duelos y ser capaces de ver con realidad el daño producido y buscar el perdón con valentía y madurez.

Tareas ambas, arduas sin duda y que no podrán nunca ser si no cambiamos todos la actitud,… más allá del inútil debate de quién ha ganado la guerra,… tenemos la oportunidad de decidir quienes queremos que ganen el futuro de este pequeño país nuestro,… y creo que nadie pondrá pegas si por fin ponemos en práctica eso que tanto se oye en determinados foros y que a todos nos gusta tanto,… el “Win-Win”.

¿No es este tal vez el mejor momento para que, como ocurre en los equipos de innovación, tengamos claro que la mejora del de al lado me mejora a mi como individuo y como grupo y no me beneficia para nada que el otro se quede atrás porque a la larga pierdo y perdemos?...

Y no hay otra que mirar hacia delante, decidir que queremos ser “de mayores” y buscar hasta la extenuación lo que nos une y no lo que nos separa,… y aquí queridas/os amigas/os, nos toca a todos y cada uno de nosotros,… descartemos los “peros” y usemos los “y”…

En los cursos, en esas bonitas entradas de Facebook, en nuestras frases lapidarias de Twitter, en las maravillosas conferencias de nuestros gurús de las relaciones en las empresas, la educación o la sociedad, nos pasamos el día escuchando las bondades de la cooperación, del procomún, de la importancia de las personas, de todas y cada una, de la superación de los conflictos con el diálogo, la empatía, la escucha activa, incluso la famosa escucha sublime, de romper barreras, de la potencia positiva del ser humano… incluso del Amor con mayúsculas,… ¿Y?,…

Pues queridas y queridos,… es el momento de ponerlo en práctica porque nos jugamos nuestro futuro y el de nuestros hijos y nietos, ¿que sociedad queremos construir a partir de ahora?

Efectivamente la sociedad se construye todos los días y ya estaba siendo construida antes de que se anunciara la gran noticia del siglo para nuestro país y quienes ejercían sobre ella la presión de la violencia cambiaran de uno u otro modo su manera de actuar (Porque la realidad es que han cambiado, nos guste o no), hasta ahí de acuerdo.

Del mismo modo las empresas antes de las crisis y durante ellas también estaban haciendo negocios y funcionando, muchas veces a pesar de los avatares de los mercados o de sus propias incompetencias, defectos, etc.,… y llegó aquello de la “Crisis – oportunidad”,… quién no conoce la expresión,…

Pues yo propongo que aprovechemos la Oportunidad para reinventarnos, para que por fin la igualdad, la justicia, el respeto por las diferencias y la potenciación de las mismas como algo que nos va a enriquecer como sociedad sean la bandera de negociaciones, elecciones, mesas varias,… pero no sólo.

También que sea el norte de las relaciones con nuestro vecino, con nuestra compañera de trabajo, con ese colega de la cuadri que piensa diferente,…

Tenemos el derecho a decidir lo que queremos ser,… y hasta que nos den la oportunidad de hacerlo de modo formal, empecemos a decidir en cada una de nuestras vidas que queremos ser, que tipo de sociedad quiero generar con mis actitudes y tal vez, si lo hacemos así,… empecemos a autodeterminarnos sin darnos cuenta,… tal vez no necesitamos que nadie nos de el derecho, tal vez sólo tal vez, nacerá de cambiar la postura de víctima (De cualquiera de los lados que se vea) por la de protagonista y de empezar a coger el volante de nuestro destino, como individuos, como grupo o como sociedad y ganarnos los derechos ejerciéndolos con inteligencia emocional, empatía, escucha, respeto, cooperación, respeto por las diferencias… en fin con todo lo que nos llena la boca y nos encanta leer o escuchar,… y nos reafirma en nuestros VALORES,…

Tienes una oportunidad única de hacer historia,… ¿la quieres?

2 comentarios:

  1. Es necesario tener confianza, pero la confianza se pierde con el engaño, por tanto, lo importante ahora es la sinceridad por parte de todas y cada una de las partes…

    ResponderEliminar
  2. ... y la confianza en la sinceridad del otro,... no vaya a ser que se autocumpla la profecía y de tanto desconfiar y esperar la traición del de enfrente, acabemos provocándola,... como ocurre tantas y tantas veces,...

    ResponderEliminar