martes, 1 de febrero de 2011

Todo por la Pasta

El pasado viernes tuve la suerte de estar invitado por los amigos de REDCA (Red de Consultores Artesanos) en su taller “Todo por la Pasta” a una tarde estupenda para compartir y aprender de gentes diversas en muchos aspectos, muy parecidos en otros.

Debo en principio agradecer a mi Amigo Julen Iturbe artesano de pro, que me invitó a esa tarde fantástica, encuadrada dentro de un encuentro de dos días que la Red de Consultores Artesanos organizó,… su “Congreso Mundial” digamos,…

Se habló mucho de la “red”, de cómo se puede formar, cómo relacionarse, si es más o menos fácil crearla y mantenerla, en base a qué, cómo colaboramos quienes trabajamos en red y las diferentes ideas y los diversos planteamientos que los consultores artesanos ponen en juego a la hora de trabajar en red.

Ya entrada la tarde, salió el tema de la “pasta”. Cómo se factura, cómo se cobra, quién nos “lleva” las cuentas, qué se cobra y cómo en algunas ocasiones aplicamos la “Economía Robin Hood”, ya sabéis, quitar a los ricos para darles a los pobres,… traducido, “al que tiene le clavamos y al que no le damos vidilla para que pueda gozar de nuestros servicios a un precio más asequible”.

También salió aquello del precio – hora, del precio por proyecto, de cuánto y de qué manera, de cuánto tenemos en capital circulante por ahí y de a quién le damos credibilidad como cliente,… y parece ser que muchos elegimos con quién trabajamos y cómo,… más allá de la propia supervivencia a veces.

Hablamos de valores, de visión, de futuro, de empresa, de cambiar estilos de trabajo, de ideas innovadoras de tratar nuestras finanzas,… Me dejo cosas, seguro.

Más allá de intentar hacer un resumen exhaustivo de la jornada, que ya hay mentes más hábiles que yo que son capaces de expresar en pocas líneas lo que ocurrió de modo más completo, me gustaría dejaros algunas de las enseñanzas que me llevé a casa. Os lo planteo casi en telegrama:

  • Flexibilidad a la hora de trabajar en red: No siempre con las mismas personas, según los proyectos,… adaptación
  • La Red es posible con sinceridad, confianza y colaboración entre iguales
  • Es importante siempre y a pesar de las crisis, intentar encaminar a tu empresa hacia el horizonte que has soñado, gestionando la incertidumbre y siguiendo con los principios que nos guiaron al fundarla
  • Coste por proyecto vs coste por horas en consultoría, dos visiones interesantes. Hay que darle una vuelta a esto
  • Coste por horas en formación, más fácil de establecer
  • Formación: baja el precio por volumen garantizado y “que se sepa” en las ofertas presentadas a los clientes
  • ¿Un variable de +/- 20% de diferencia a la hora de cobrar el proyecto en función de la satisfacción del cliente?
  • ¿Cuánto dinero tienes para esto?, te hago una oferta en función de lo que quieras/puedas gastar
  • ¿Qué valor tiene para el cliente el trabajo que hacemos? ¿Nuestras ofertas en función de esto?
  • Ganar – ganar: ecuación imprescindible para un artesano
  • Te cobro 600 euros por hora si quieres me “usas” 4 horas y te cobro lo mismo (En caso de desplazamiento largo para un tema corto)
  • Política de Precios tipo Robin Hood
  • Plus de placer o sufrimiento en las ofertas: ¿Lo añadimos o debemos añadirlo?
  • … y muchas otras que ya van desgranando mis compañeras/os en otros blogs

En definitiva, un día para aprender y aprender de gente sabia y con experiencias muy interesantes y enriquecedoras, que te deja ganas de volver a repetir.

Me gustaría agradecer a todos los organizadores y participantes su cariño, amabilidad, cercanía, sinceridad, capacidad de comunicación y todas las cosas que desde su intimidad han compartido con todos.

De corazón, muchas gracias,… nos seguiremos viendo por ahí,…

6 comentarios:

  1. Yo me quedo con un apunte que hiciste sobre la felicidad en la incertidumbre. Es territorio complicado, pero si estamos en esto de trabajar fuera de las grandes empresas, no queda otra ;-)

    ResponderEliminar
  2. Iñaki:
    Gracias por participar, y por reseñar el taller. Un placer compartir contigo, aportaste ideas interesantes, que dieron mucho juego...
    un saludo :-)

    ResponderEliminar
  3. Aupa Iñaki:
    A mí me gusto mucho la idea que compartiste de 'la empresa que sueñas' y de cómo intentas colaborar con gente cercana a ese sueño. ¡Inspirador!
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Julen: Amigo, lo que planteé en ese aspecto es fruto de el aprendizaje a través de las experiencias en estos últimos años de empresario-emprendedor-consultor-etc. Alguien dijo que su cliente no es el cliente de los grandes y en eso estamos creo que casi todos. La búsqueda de la felicidad no deja de ser un norte que todos buscamos y yo me pregunto, por qué no en el trabajo y por qué no siendo pequeño y por qué no siendo artesano,... y por fín, ¿que ganamos no buscando ser felices en nuestros trabajos... y qué perdemos?. Hace tiempo que estoy respondiendo a una bonita pregunta: ¿Qué piensas hacer con el resto de tu preciosa vida?

    Amalio: Muchísimas gracias por todo,... es difícil encontrar a la vez sabiduría, capacidad de comunicación, cariño, humildad y normalidad... y la verdad es que fué una gozada compartir con vosotros. Un millón de gracias por todo lo que pude aprender el pasado viernes y especialmente por tu sinceridad y por todo lo que compartiste. Un abrazo grande.

    Eneko: Me abrumas. Creo que la búsqueda de nuestros sueños era algo que estaba en el ambiente de la jornada, yo sólo lo explicité. Creo firmemente que los sueños se cumplen,... si eres capaz de luchar por ellos y cuando se juntan unos cuantos soñadores el sueño crece y las probabilidades de alcanzarlo crecen mucho más. Un abrazo compañero.

    ResponderEliminar
  5. Hola Iñaki, gracias por tu blog, que es muy clarificador, junto con las ideas y comentarios en el taller. Espero que nos veamos en futuros saraos

    ResponderEliminar
  6. Hola Bartolomé!!
    Muchas gracias por leerme y por tus calificativos. La verdad es que fue un taller muy práctico y clarificador y la gente chapeau!
    Seguro que nos veremos por ahí pronto.
    Un abrazo

    ResponderEliminar