domingo, 26 de diciembre de 2010

Un Día de Aprendizaje

No puedo por menos que poneros, con su permiso, un precioso texto que me envía mi amiga María Fraile, todo sencillez y grandeza,… de cómo se pueden aprender las cosas más importantes, de lo más cotidiano y sencillo,… de la sabia gente mayor,…

“Una semana en carretera continuamente por la zona rural da para muchos aprendizajes y visiones.... qué sabia es la gente mayor!!!!

Os cuento uno de los días de esta semana.

Salgo del calor de mi casa para sumergirme en el mundo de las temperaturas bajo cero.

Amanecer con una bandada de pájaros que van en mi dirección y me acompañan.

Un pony negro y blanco que me echa una carrera. Yo tengo miedo a atropellarle y él tiene miedo a que acabe con su libre carrera.

Rosa me enseña que hay que agradecer a la vida a pesar de los pesares... quiere agradecer antes de olvidar hacerlo.

Juan cuenta: "El mejor dulce de Navidad eran las castañas pilongas cocidas en leche y el mejor regalo de reyes, una naranja".

Albino me enseña a ordeñar a una cabra en el aire con una sola mano, la que tiene hábil. No puede hablar y a penas oír.

Carretera, carretera.

Comida en un precioso mirador en los Arribes del Duero al aire muy, muy, muy fresco. Casi se puede tocar Portugal.

Tomo el sol como los lagartos hasta que observo que tres buitres (auratiñosa o zopilote) me vigilan con bastante interés. Me muevo para que sepan que no soy presa fácil, o eso creo jejeje.

Respiro, observo, escucho y después duermo.

Carretera, carretera.

María "La Mondonguera" se lamenta: "Antes aquí se mataban 101 marranos y yo ayudaba en todo".

Domingo "El Estraperlista" recuerda con brillo de pillo en los ojos: "Ay.... cuántas veces estuvo a punto de cogerme la guardia, pero yo fui más listo".

Luz y Juan: "La primera vez que vimos una corrida de toros en la tele salimos corriendo pensando que nos iba a coger".

Josefa: "Soy moza con 93 años".

Besos, abrazos y deseos de volver a vernos en el 2010. Los que pasan de los 93 años dudan pero confían.

Carretera, carretera.

Calor de casa y fin.

Recuento de espontáneos en el camino: un pony, 5 rebaños de ovejas, uno de vacas, 4 liebres, 2 zorros, 2 ciclistas, 3 personas en burro, 9 transeúntes.....

Lindo y sencillo lo que se aprende eh? Bueno, es lo que a mi me parece.

Besos.”

La foto también es suya,… no hacen falta más comentarios,…

viernes, 3 de diciembre de 2010

El día de la Emoción en Bilbao

“Emocionante” jornada en el Palacio Euskalduna la de ayer sin duda.

Por fin el esfuerzo de un numeroso grupo de apasionados ha dado su fruto y tanto desde Lan Ekintza como desde El Consorcio de Inteligencia Emocional de Innobasque se ha conseguido materializar otro sueño más.

Una bonita conferencia de Elsa Punset,… incluso tierna diría yo, donde con un fino e inteligente sentido del humor ha conseguido cautivar a un público expectante, para seguir difundiendo entre la gente la importancia de lo emocional en la educación, en lo personal, en lo social, en lo empresarial,…

Nos ha hablado Elsa de fisiología, de psicología, de antropología, de psicología social,… poniendo ejemplos tan cercanos como sus propias hijas, tan “lejanos” como un par de simpáticos primates o tan científicos como el hipocampo de los taxistas de Londres.

Hemos oído a Elsa hablarnos de creatividad, de familia, de sociedad, de empresa, de nuestro primitivo cerebro dedicado a la supervivencia y de nuestros aprendizajes a desaprender, de lo positivo y del desarrollo del ser humano y de la sociedad humana, muy parecida a la de otros mamíferos con los que compartimos emociones.

Nos ha contado Elsa las dos emociones básicas que mueven al ser humano, el Amor y el Miedo, que están en la base de nuestras filias y nuestras fobias y en el origen de nuestro comportamiento.

Terminó Elsa su conferencia con un maravilloso mensaje para nuestras empresas y para el futuro: Trabajamos más y mejor cuando nos sentimos felices… ¿Quién es capaz de negar que esto es un axioma, una verdad irrefutable? ¿A qué esperamos para poner en práctica la búsqueda del amor y la felicidad y el rechazo del miedo en nuestras empresas?

La tarde continuó el mensaje de la mañana y nos dedicamos esta vez con un papel activo, a reflexionar sobre la Inteligencia Emocional y las Emociones en distintos entornos a través de un viaje por lo social, lo educativo y lo organizacional.

Tras escuchar al siempre interesante, ameno y sabio José Antonio González hablarnos sobre las emociones en positivo, sobre el amor a los demás y a uno mismo, sobre las mochilas emocionales y los secuestros emocionales, sobre el viento emocional que mueve el molino de nuestras vidas, hemos pasado a escuchar a personas que han conseguido en sus personas, en sus familias, en el entorno social, en sus organizaciones ese cambio importante en base a competencias emocionales como el autoconocimiento, la comunicación interpersonal saludable, etc.

Pasamos después a la reflexión personal y la elaboración de las ideas por equipos para buscar esas áreas en las que vamos a mejorar en cada uno de nuestros entornos y buscar ese compromiso de cambio que empieza por uno mismo hacia el entorno social, educativo y organizacional.

Todo ello en un ambiente creado y mediatizado por Ainhoa, Manu, Dioni y Bharat, creando el “ruido” que nos envuelve en nuestro día a día apoyados por el equipo audiovisual de Innobasque que ha realizado un trabajo fantástico.

Acabamos con un final “emocional”, dándonos el Abrazo Universal y por supuesto el agradecimiento a las verdaderas artífices del día, junto a sus equipos, Olga Gómez y Nekane Aróstegui, aún más potentes si cabe trabajando en equipo que individualmente que ya es bastante decir. Dos ángeles de la emoción que son el alma de todo esto y con los que es un auténtico placer trabajar (Gracias chicas!).

Y el año que viene seguiremos con este sueño,… parecía imposible cuando lo soñamos hace ya un año y se ha convertido en realidad,… ¿Qué nos vamos a atrever a soñar para el año que viene?....

Cuidado con lo que soñamos que hemos aprendido a convertirlo en realidad,…

Barnetegi Emocional,… hasta el final

Bueno, hace ya una semanita que esto ha terminado,… al menos en su fase de proyecto piloto y he de deciros que el resultado no podía esperarse mejor cuando empezamos hace ya ni sé los meses.

Cada taller, cada día que hemos pasado con la gente maravillosa que ha participado en el Barnetegi, ha sido un nuevo aprendizaje, una nueva pregunta para llevarnos a casa, un nuevo reto para superar la calidad del día anterior,…

Independientemente de los muchos puntos de mejora que ya hemos detectado y algunos otros que seguramente descubriremos en un próximo “encierro” que tendremos para hace balance y para hablar de futuro, ha sido perfecto para los que hemos participado en él.

Perfecto en su imperfección, perfecto porque nos va a permitir mejorar y perfecto porque las personas que han participado, han sentido y se han llevado “en la piel” aquello que hemos querido transmitir desde nuestros corazones y nuestras mentes.

Creo sinceramente que hemos conseguido ayudarles a tomar conciencia de la importancia de las emociones y la inteligencia emocional, de la imperiosa necesidad de desarrollo de las competencias que impregnan la misma, del carácter crucial de una buena gestión centrada en las personas, en los equipos y en las organizaciones que contextualizan el desarrollo,… de que el cambio personal, la innovación personal no sólo es posible, sino que lo es a lo largo de la vida,… de que se aprende a ser persona durante toda la vida y hasta que esta se nos va entre los dedos.

Una de las cosas que más me ha llamado la atención ha sido la apertura personal y la entrega de los participantes, en muchas ocasiones más allá de lo que la convención social, el hábito o el uso marcaban para la ocasión.

Ha habido muchos ejemplos de cercanía, sinceridad, apertura del corazón y sobre todo conciencia de que al fin y al cabo, todo empieza por desarrollarnos desde el interior, para poder dar hacia el exterior, sorprendiéndose en muchos casos quienes buscaban encontrar herramientas, ya que han encontrado además en buena medida, una parte más de ese SER maravilloso, lleno de maravillosas virtudes y algunas sombras a iluminar,… Ellos Mismos, el mejor regalo que podían hacerse.

Ni que decir tiene que el primer aprendiz he sido yo mismo, tanto del fantástico equipo del que he tenido el placer de formar parte, como de la gente estupenda que me ha ido dando lecciones día a día en cada actividad, en cada caso práctico en cada dinámica, con cada participación y cada opinión,…

Después he tenido la ocasión de volver a encontrarme con algunas de esas personas y he sido consciente de la diferencia desde el primer día que les conocí a hoy.

No quiero decir que sean diferentes personas, pero he sentido con ellos sensaciones muy diferentes, mucho cariño, consideración, caras iluminadas por amplias sonrisas,… siendo sincero os diré que me he sentido especialmente orgulloso de encontrar las actitudes que he visto, de algún modo he sentido que recibía mucho más de lo que había sido capaz de dar.

A estas alturas, ya han surgido algunas buenas amistades, contactos interesantes y sobre todo gentes que están en un mismo barco, que sueñan el mismo sueño y que estoy seguro, nos encontraremos por el camino de nuevo persiguiéndolo en nuestros trabajos, en nuestras familias en nuestro círculo de amigos,…

Y como dice mi amigo Bharat, “…dices que soy un soñador, pero no soy el único”,… y cada vez hay más,…cada vez hay más personas que creen que sin cariño hacia los demás, sin consideración, sin respeto, sin admiración, sin amor,… es difícil ser feliz que es, al fin y a la postre, lo que todos los seres humanos buscamos sin remedio durante toda nuestra vida, en casa, en la empresa, en la sociedad, en el mundo, en el universo,…


Sólo me queda una cosa más que decir hoy aquí,… Gracias, muchas gracias a todos porque hoy soy más, sé más y por ello puedo dar más gracias a vosotros,… seguiremos haciendo camino juntos.