domingo, 16 de mayo de 2010

... y ahora a divertirse

Durante varios años he sido testigo, no siempre mudo, a veces con un cierto tinte de culpabilidad (Yo fui su seleccionador) y muchas veces impotente, del sufrimiento de una persona -a la que considero buena amiga y a la que tengo un cariño muy especial- en el desempeño de su puesto de trabajo dentro de una de esas organizaciones que seguro que todos conocemos, en las que la persona cuenta poco a pesar de ser multinacional anglosajona, en la vanguardia de las teorías de los modelos de gestión basados en las personas.

Después de muchos sufrimientos, sinsabores, días malos y días muy malos, asumió las riendas de su trayectoria profesional y después de una reflexión de meses, de muchas dudas y de muchas vicisitudes personales, ha decidido marcharse y emprender un proyecto diferente.

No diré que la decisión no me ha alegrado, puesto que siempre he sentido una especial predilección por esta persona en lo íntimo y una gran admiración por sus aptitudes y capacidades en lo profesional.

En una de esas pocas comidas que tenemos la oportunidad de compartir (Yo siempre me quedo con ganas de más porque siempre hay que irse corriendo no vaya ser que me necesiten en planta y…) aprovechando los temas de trabajo que tenemos algunas veces entre manos, hemos podido compartir un poco sobre su decisión y cómo se encuentra actualmente.

No entraré en detalles que no vienen al caso pero en general tengo que decir con alegría que ha cambiado su estado de ánimo y creo que puedo decir que hace tiempo que no tenía la sensación tan clara de su serenidad y bienestar interior a pesar de que aún debe cumplir unos cuantos meses más de trabajo en la empresa, ya que ese es el compromiso al que ha llegado con la organización antes de irse.

… y debo confesaros que no he podido más que pedirle un favor casi personal: ahora que te vas, ahora que lo has decidido, ahora que ya no tienes nada que perder,… demuéstrales cómo se hacen las cosas, pon los límites, enseña cómo se gestiona y da unas cuantas lecciones a todos esos que poco a poco han ido medrando en sus puestos en base a aparentar que meten muchas horas y al “si señor” del siglo XX.

No se si es el mejor consejo, no se si es lo más racional, ni siquiera estoy seguro de querer que me haga caso pero es lo que me pide el cuerpo, que se enteren de una vez de lo que se van a perder y de la gran “cagada” (con perdón) que han ido labrándose durante años para llegar aquí.

La pena es que hay muchas más personas en esa organización y no estoy muy seguro de que aún así los de la parte de arriba del organigrama sean capaces de reflexionar sobre lo que se pierden,…

¿Qué tenemos que hacer para cambiar esto rápidamente para que no haya más muertos en el camino de la excelencia?

En cualquier caso estoy contento, la historia de la que os hablo tendrá un final feliz ya que la persona protagonista emprende un camino nuevo e ilusionante para ella y mucho más cercano a sus anhelos e inquietudes tanto en lo personal como en lo profesional.

6 comentarios:

  1. Hola Iñaki,
    Admiro la valentía de quitarse la chaqueta, de arrancarse a salir a la pista de baile, de cambiar de ritmo, de sorprender a la rutina con un giro... supongo que cuando no nos atrevemos a saltar de la avioneta, valoramos mucho más a aquellos que lo hacen.
    Y los observamos para aprender y aprehender.
    un sonriente saludo, M.

    ResponderEliminar
  2. Hola María.
    Cada uno salta de la avioneta en un momento diferente,... si tiene que hacerlo o si quiere hacerlo.
    La claves son dos en mi opinión:
    1. No culparse por no saltar
    2. Dar tiempo al paisaje a que pase tranquilamente mientras decides en que lugar quieres caer y entonces tirarte para alcanzarlo.

    Tu me entiendes,...

    Un fuerte abrazo amiga.

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante. Suerte en ese proyecto para tu amigo/a! hay que pensar que esa empresa no era la adecuada para sus caracteríticas personales y profesionales. No siemrpe se encuentra la pareja adecuada...
    Almudena

    ResponderEliminar
  4. Sin duda Almudena y aunque en el descubrimiento queden algunos malos momentos especialmente marcados, el seguir adelante y seguir intentando descubrir la "pareja" adecuada siempre nos hace un poco más conscientes de nosotros mismos.

    ResponderEliminar
  5. Estimado Iñaki, muchas gracias por esta reflexión sobre la decisión que ha tomado tu amiga.

    Tuve la oportunidad de conocerla hace año y medio, a través del coaching. Y tengo que confesarte que su forma de ver y entender la vida, su valentía, su humildad y su corazón, me ha ayudado mucho en esta etapa que estoy viviendo y me ha impulsado a tomar decisiones importantes, a animarme a cambiar y sobre todo actuar desde mi propia voz.

    Hace poco leí una frase de Goethe que decía: "si se trata a un hombre como lo que es, seguirá siendo lo que es; si se trata a un hombre como él puede y debe ser, llegará a ser lo que puede y debe ser."

    Ella es una partera de la vida de las personas, nos ayuda a que busquemos la mejor versión de nosotros mismos, y eso es algo por lo que le estaremos agradecido de por vida.

    Tiene luz propia y libertad para decir y hacer lo que siente, y tal como vos comentabas, eso muchas veces no gusta al paradigma autoritario y miope del management tradicional.

    Su apuesta no es un camino fácil de recorrer. Pero bien merece la pena.

    Me consta que en esta apuesta se ha sentido muchas veces sola y poco acompañada, y no tanto porque la otra parte estuviera en desacuerdo con su propuesta (al final lo reconocen), sino mas bien por el miedo que genera a muchos directivos adentrarse en un nuevo territorio que los quita de su zona de confort, los interpela a cuestionar lo aprehendido, les exige conectarse con su propia vulnerabilidad, con la escucha hacia el otro y la humildad de reconocer que todos tenemos mucho por aprender y mejorar.

    En esta decisión que ha tomado, vuelve a demostrar con valentía que vale la pena dejar la seguridad de lo conocido, para lanzarse al "vacío" y buscar un espacio en el que pueda expresarse y decir: la persona, el ser humano, es lo primero.

    Gracias querida amiga por abrir huella, el arrojo tiene genio y magia. Varias puertas se te abrirán. "Dios no juega a los dados con el Universo" (decía Einstein).

    Sigues hablándonos, pero no con palabras, nos hablas con tu propia vida.

    Un abrazo a tod@s,

    Nuevamente, muchas gracias Iñaki

    marcos

    ResponderEliminar
  6. Querido Marcos.
    Estoy muy de acuerdo con la mayoría de lo que expresas en tu comentario.
    Ya veo que unos cuantos nos alegramos de todo ésto en última instancia.
    Seguiremos aprendiendo de ella.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar