domingo, 25 de abril de 2010

¿Garantías?

Llevo unos días dando vueltas a un tema que aunque a primera vista poco tiene que ver con el Coaching o la Inteligencia Emocional, no deja de parecerme muy cercano a temas como el Desarrollo Personal, la Madurez, la Libertad personal y colectiva,…

Asistimos estos días (O meses) a determinados hechos que por extendidos y bien conocidos y comentados en todos los medios de comunicación, no dejan de ser sorprendentes al menos en mi modesta opinión.

Me refiero a algunos de los dimes y diretes en torno a la justicia que se están desarrollando en nuestra sociedad en los últimos tiempos, algunos de los cuales afectan también especialmente a nuestro país y a nuestra lengua y su comunicación escrita.

Siendo sincero con mi modo de pensar y lo que estoy percibiendo, tengo que decir que estoy realmente sorprendido de cómo todo un estado tiene la capacidad de ser tan ciego o tan acrítico actuando como masa, independientemente de las legítimas creencias políticas de cada cual.

No seré yo quien defienda el sistema democrático como el bien absoluto de nuestro ordenamiento social ya que lo siento y lo vivo como un mal necesario con muchos defectos frente a minorías y voluntades individuales y muy alejado de mi querida y ansiada @narkia, ya imposible en el siglo XXI,… pero en algo nos tenemos que basar para convivir, ¿No?

En cualquier caso y hecha esta aclaración, me quedo casi sin palabras cuando escucho a políticos, periodistas y tertulianos varios decir que nuestro sistema judicial es “garantista”,… y nos quedamos así, tan tranquilos,…

Yo en su día estudié que el Estado se basaba en tres poderes de funcionamiento independiente y que servían para garantizar el bienestar de los ciudadanos que se sometían al sistema, precisamente gracias a esa separación e independencia de funcionamiento entre otras cosas.

Parece una lección de una clase de educación secundaria, pero ¿Dónde demonios está la separación del poder ejecutivo, legislativo y judicial? (Perdón por la expresión pero no puedo por menos).

Todos los días vemos y oímos en los informativos de televisión y radio cómo esto es una falacia en nuestro estado, políticos de dudosa honradez, jueces parciales y elegidos por partidos, denuncias político-judiciales de difícil comprensión, manipulaciones, mentiras, tribunales incapaces de cumplir su cometido, todos metidos en todo, jueces estrella, maniobras para aupar a unos y hundir a otros,… ¿Cómo es posible que traguemos todo esto sin un basta ya?

Que alguien me diga qué garantías tienen las personas que llevan años esperando una sentencia –cualquiera que sea el presunto delito cometido- en un caso dudosamente investigado, que afecta a su vida profesional y personal, con su honor e integridad puestos en entredicho durante ese tiempo, socialmente vapuleados por unos o manipulados por otros durante años,… y sin saber lo que va a ser de sus vidas gracias al “sistema”.

Señoras y señores jueces, políticos, tertulianos varios,… ¿No se les cae la cara de vergüenza con eso del “garantismo”?

No digamos nada cuando el sistema lleva meses, meses y meses tendiendo en vilo a todo un pueblo al que se le niega el derecho a poner en práctica lo que ha decidido por el bien de sus propios ciudadanos de modo “democrático” usando sus legítimas instituciones representativas.

Podríamos seguir hablando de otros temas, incluso más “terrenales” si cabe, como la presunción de culpabilidad que sobrevuela en casi todos los ámbitos de nuestra sociedad, desde lo meramente personal hasta lo empresarial (Autónomo = potencial defraudador por decreto ley de las haciendas correspondientes, v.gr.) y donde la carga de la prueba está en el denunciado y no en el denunciante,… (Es decir: Soy culpable y tengo que demostrar lo contrario si no quiero una buena multa o algo peor); pero nada de esto mejora el panorama.

¿A dónde vamos a llegar? ¿Cómo es posible que todos traguemos sin decir nada? ¿Cuándo vamos a demostrar que somos una sociedad adulta? ¿Desde que perspectiva nos permitimos llamar a otros “república bananera”?

No hago más que pensar como me sentiré el día que me toque también a mi,… y la verdad es que me gustaría bajarme de este tren porque tiene pinta de que va a descarrilar en algún sitio,… y ya se sabe qué vagones son siempre los que se llevan la peor parte en estos “accidentes”…

2 comentarios:

  1. Anónimo4/5/10 23:31

    que hay?!
    comparto contigo muchas de tus opiniones respecto a la laxitud de la sociedad frente a las injusticias existentes en la democracia actual, presente y pasada, pero como dijo aquel "el pueblo tiene el gobierno que se merece" y asi es desde todas las perspectivas posibles.
    Lamentable verdad? pienso que la poblacion contemporanea no difiere mucho de la poblacion de hace varios miles de años, tenemos mas tecnologia, mas comodidades, mas esperanza de vida y las mismas inquietudes, nos movemos por los mismos motivos que hace mil 2000 años Brutus mato a julio cesar y todo ello no nos ha hecho reflexionar lo mas minimo hacia donde vamos y que vamos hacer alli una vez hallamos llegado.

    sobre la anarquia que tanto ansias... en que se diferencia de otros modelos de gobierno? el ser humano es social, se une para conseguir sus objetivos eso ha sido el paso previo de todo progreso, en la anarquia seria igual cuanto tiempo tardaria un grupo en querer imponer sus normas al resto. El mal menor democrata no es que este mal parido es que esta mal gestinado y lo que lo que sobra de la ecuacion es ¿?.

    llamalo x, yo lo llamo el factor humano. quieres un mundo mejor, empieza por unos mismo, topicazo aparte, es la realidad.

    si vivo desde el resentimiento, la envidia, la avaricia, el egoismo... dime que puedo aportar al resto.

    bueno en dos palabras en-cantado de conocerme.

    saludos

    ResponderEliminar
  2. Sin duda, de acuerdo con la mayoría de lo que dices y del mismo modo concluyo como tú, si no depende del sistema y sí de las personas, ¿Por qué llevamos siglos sin cultivarnos como personas y dando más importancia al tener que al SER?
    ¿Cómo es posible que sigamos pensando que la riqueza y la tecnología por sí sólas nos harán más felices?
    ¿Cuántas veces vamos a tropezar en las mismas piedras?
    That´s the question

    ResponderEliminar