viernes, 15 de enero de 2010

La “vuelta al cole” y la Pirámide de Maslow

¡Feliz Año nuevo a todos!

Después de unas largas vacaciones blogueras, vuelvo de nuevo al “cole”, a mi rincón para seguir hablando de nuestro Coaching, nuestra Inteligencia Emocional y de nuestras vidas en general, que no dejan de ser lo mismo.

Nuevo año, viejos temas, nuevos proyectos, nuevas personas, algunas preocupaciones antiguas y otras que se van sumando, problemas resueltos y nuevos retos, nuevos propósitos y cambio,… como siempre muchos cambios en el horizonte.

Y en esta tesitura uno, que no es especialmente original, le da una vueltita el 1 de Enero a eso del nuevo año y los famosos propósitos para los próximos 365 y 6 horas (Por eso lo del bisiesto cada cuatro).

La familia ha aumentado y va a aumentar más en los próximos días, con lo que hay algunas nuevas circunstancias que se suman a la vida diaria y que en cualquier caso son buenas e ilusionantes y un motivo más para intentar mejorar aún más las relaciones y el entorno personal-emocional (… ya empiezan los propósitos del 2.010).

Luego llega lo más prosaico,… aquello de la supervivencia y las necesidades básicas que explicaba nuestro admirado Abraham Maslow en la base de su pirámide,… que seguimos “de crisis” y esto no tiene buena pinta en el corto plazo,… y hay que ganarse las alubias todos los días,… y más si cabe en esta profesión en la que cada mes empiezas casi de cero y la incertidumbre suele ser un compañero de viaje habitual para las humildes micropymes.

Y en esta reflexión me ando, cuando me doy cuenta que no, que no puedo hacerle caso a mi querido Abraham, que no puedo dejar de lado la parte alta de mi pirámide, que si sólo estoy a la “respiración-alimentación-descanso-homeostasis” (El tema del sexo ya lo he dejado por imposible ;-) no comment) va a ser un paso atrás y no, yo no quiero ir por ahí.

Con permiso de nuestro sabio, se me ocurre que este año voy a trabajarme mi “Cubo de Maslow”, otro cubo imposible donde la jerarquía de mis necesidades sea algo menos fija, que en un principio todas estén en el mismo plano de importancia y según la cara que esté boca arriba priorizaré.

Todas las caras van a ir pasando por esa posición: la salud, la moral, el afecto, la amistad, el autorreconocimiento, el respeto, la aceptación, la creatividad, la espontaneidad,… en definitiva: fisiología, seguridad, afiliación, reconocimiento, autorrealización y alma, todo remando en la misma dirección e intentando cubrir un poquito todas, cada cosa a su tiempo sin dejar de lado las demás, aunque en algún momento preocupen más unas que otras.

Y este es mi propósito para 2.010, seguir creciendo para SER mejor, superar las dificultades con una sonrisa en los labios, aumentar mi “Cariño Circulante” y trabajar mi “Cubo de Maslow”.

Así que a seguir trabajando-nos y que todos tengamos un año emocionalmente más inteligente, donde nos lideremos un poco más a nosotros mismos y consigamos estar más tiempo en nuestras zonas de excelencia que el año pasado.

Que seas feliz

6 comentarios:

  1. Mi querido amigo,

    Te veo presto a emprender importantes retos este año: responder a tus propias preguntas.

    Como sabes soy un ferreo defensor de Maslow a pesar de una serie de matices. Cierto es que no se piensa bien con el estomago vacío, pero tampoco con una alubiada con sacramentos en pleno proceso digestivo.

    Una cosa es cubrir necesidades y otra saciarlas. De ahí mi respeto, cada día mayor, por el concepto de mesura (por mucho que en mi caso sea cuestionable). La mesura, al igual que la prudencia, el sentido común o similares actitudes (o valores para algunos) son ciertamente característicos de un cierto aburguesamiento o confort. Por otra parte, no será la primera vez que me oyes decir que el confort es el enemigo del progreso. No obstante no es menos cierto que muchos de los "revolucionarios" han sido producto de la burguesía o del establishment.

    Con este rollo solo pretendo decir que nada es nego o blanco (opinion que compartimos) pero la pirámide representa el concepto de ascensión o desarrollo que, supermoniéndolas nos permiten ser objeto de una evolución. Por otra parte, el concepto de cubo se me antoja demasiado fácil de encajar y demasiado "solido" o "permanente" en un entorno tan cambiante con paradigmas tan sedientos de flexibilidad, imaginación y "desarraigo" de lo de "toda la vida".

    A ver si montamos una mesa redonda para seguir debatiendo con unos sabrosos cafés en la mesa.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario, querido Jorge. Por seguir con tu idea te diré que creo firmemente en la mesura, la prudencia y sobre todo en el sentido común, sin duda. No me preocupa si es aburguesamiento o no lo es, me parece un buena guía para crear y considero que que se pueden disfrutar en circunstancias adversas,... también. Precisamente estoy convencido de que la capacidad de ser prudente, mesurado y de tener sentido común en las circunstancias más complicadas es lo que marca la diferencia en el SER de cada persona.
    Entiendo tu idea y en parte la comparto. La idea del cubo intenta expresar la posibilidad de que cualquier cara puede prevalecer sobre las otras en momentos diferentes, precisamente con idea de flexibilizar la pirámide (Por otro lado muy respetada y considerada por mi en cualquier caso).
    La idea de reflexionar juntos sobre estos temas me seduce, así que si te animas y sacamos ratos,... encantado.
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  3. La idea del cubo es fantástica, y en cierto modo creo que yo mismo la estaba empleando sin saberlo; el problema viene cuando este concepto se lo tienen que aplicar la mayoría (cosa espinosa donde las haya)
    En estos tiempos en que conservar el empleo es una lucha diaria, y donde conseguir trabajo, el que no lo tenga, es misión imposible, hablar de cambiar prioridades en nuestras necesidades es algo que no ha muchos les haría gracia.
    El acervo social esta enclaustrado en una cabina, como aquella de la que luchaba por salir José Luis López Vázquez, de ideales, esquemas, heurísticos etc. Pero solo con la diferencia de que la gran mayoría, al contrario que este gran actor, no quieren salir de ella.
    Me encanta ese concepto de cubo, y es más, seguro que después de almorzar, cuando baje a ojear los periódicos a la cafetería de debajo de mi casa, acompañado de un buen café, no tardaré en asaltar a algún conocido y reflexionar junto a él este pensamiento; aunque me lluevan “tortas”, batallaré para hacerlo entender.
    Hoy día, cuando está amenazada la parte baja de la pirámide, todos tienden a atrancarse los oídos.
    Un abrazo, y por cierto me encanta tu blog; esto es así que me he tomado la libertad de poner un link en mi blog, para todo aquel que me visite, lo haga también al tuyo.

    ResponderEliminar
  4. Estimado Serpico.
    En primer lugar gracias por leerme, gracias por intentar comprender, gracias por llevartelo a la taberna y gracias por linkarme en tu blog, me agrada que lo hagas.
    Precisamente mi idea es que puedas llevarte un pensamiento a tu casa, a tu lugar de trabajo, a tu café,... y puedas "darle vueltas" solo o en compañía, para que te ayude a dar un paso más en lo que quieres que sea tu mañana.
    Nos seguiremos viendo por aqui.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Joé amigo maestro amigo de la pirámide al cubo del cubo a la pirámide de la pirámide al cubo del cubo a la pirámide............... en definitiva es der Maslo jejejjej me los quedo
    Ya sabes en el día más feliz de mi vida que es el de hoy, ya 26, existes tú, tu cubo, tu pirámide. Gracias por existir y formar parte de él y de ella. Gracias amigo maestro amigo

    Ah, y felicidades por sabiduría
    Sé feliz

    ResponderEliminar
  6. Gracias a ti maestro!!
    Gracias por tu cariño, por leerme, por apreciarlo y por escribirme.
    Es un honor y un placer formar parte (Aunque sea una parte chiquitita) de tu vida.
    Un gran abrazo!

    ResponderEliminar