domingo, 31 de enero de 2010

El Enfoque Único

Hace días que me ronda este post por la cabeza y hoy me he decidido a materializarlo en palabras, aunque tengo cierto miedo a no saber expresaros la gran importancia que concedo a lo que intento transmitir.

Tengo hace tiempo la sensación de que nos estamos transformando en un mundo maniqueo de buenos-malos, estas conmigo-estas contra mi, rebates mi idea-estas de acuerdo y todos los ejemplos y etcéteras que se os puedan ocurrir.

En muchos de los foros en los que últimamente participo –que afortunadamente son varios, interesantes, ricos y variados- tengo la sensación de que andamos buscando verdades absolutas que nos acaben permitiendo afirmar nuestras autenticidades frente a los “errores” de otros.

Modelos organizativos, tipos de inteligencia, posturas frente a lo nuevo y frente a lo tradicional, estilos de liderazgo, incluso escuelas de Coaching, nos vamos colando en un mundo en el que lo que yo concibo, conceptualizo, teorizo y practico es lo que vale para explicar la realidad y lo demás es error, equivocación, retraso, cuando no mala intención o intento de perpetuarse y confundir al otro.

Y tal vez, sólo tal vez, puede ser que acabe ocurriendo que gane quien gane en esta guerra de predominancia vamos a salir perdiendo todos, porque al final la tendencia al pensamiento único acabará matando la creatividad, la libertad, la libre opinión (Y elección) de cada individuo o grupo, en definitiva,… tal vez estamos cambiando para seguir igual.

Quizá seria un ejercicio interesante ponerse en el lugar de quien defiende el error, contar con el que no está en mi línea o adscribirse a esa escuela que no es de “mi cuerda”,… tal vez el intentar ver el mundo desde los ojos del otro nos ayude a comprender que la realidad es múltiple, los modelos son variopintos o incluso no son, los paradigmas son millares y la opiniones verdaderas son tan numerosas como sus poseedores, porque si no, corremos el riesgo de pasar de una dictadura a otra, de un despotismo ilustrado a otro, de una democracia mayoritaria y minimizadora de la minoría a otra,.. etc.

Y me preguntarás querido lector –si has conseguido llegar hasta aquí sin cambiar de blog-, ¿Entonces?, ¿Dónde está lo correcto, la verdad, el camino acertado, el objetivo certero?.

Lo que yo creo -probablemente diferente a lo que tu crees, afortunadamente- es que todos tenemos un trozo de la verdad y que es probable que nunca la podamos tocar si nuestro enfoque no va variando como el faro barre el horizonte para ver la dimensión del vasto mar y creo también que escuchar sin rebatir es respetar aunque no se esté de acuerdo y que buscar lo que nos une y no lo que nos separa es un buen camino para resolver los problemas y que analizar los defectos y tener un plan de acción para solucionarlos es darle demasiada importancia a los defectos y que tal vez sería más rico y práctico analizar las virtudes y mirar hacia el futuro con la esperanza de utilizarlas en el avance y la mejora individual y por ende grupal, sean cuales sean los grupos en los que participas e independientemente del objetivo que te marques.

En definitiva, enfocar la vida desde varios ángulos, ser capaz de vivir en la incertidumbre de la contradicción, poder SER variado y diverso, no tener carnet de nada y estar comprometidos en muchas cosas tal vez nos de respuesta a muchas problemas que nos rondan desde hace muchos siglos y tal vez nos ayude a potenciar el SER de las personas y los equipos, que siempre se enriquece con la opinión y el saber de los demás y tal vez,… sólo tal vez colaborar –frente a competir- nos ayude a dar el salto hacia una sociedad post-crisis más rica en el SER y menos en el tener (Aunque sean títulos universitarios o grandes conocimientos)… que me da a mi que es lo único que nos va a ayudar a salir de la famosa crisis un paso más adelante y no volviendo atrás a lo que ya ha fracasado.

Por qué no probar a escuchar al diferente, sin contraargumentar acerca de sus convicciones, sólo intentando aprehender su idea, su emoción, su convicción, su SER, más allá de esa idea que quizá no comparto,… por qué no llevarme en la mochila sus teorías y sus argumentos y de paso aprovecharlos para comprender-le un poco más …. ¿Lo intentamos a ver en qué acabamos?

8 comentarios:

  1. ¡Estamos en ello! ¿no? ....

    ResponderEliminar
  2. La convergencia solo conduce a la mediocridad. Estamos continuamente normalizando y esperando que esta normalidad aporte valor...paradógico.
    Acabo descubrir tu blog a través de Juana. Gracias por la reflexión.

    ResponderEliminar
  3. Creo que lo que se esta perdiendo es el respeto. Dos personas pueden opinar de una manera distinta acerca de algo, pero siempre con respeto, esto no significa estar al otro lado. Es el modelo televisivo actual, cualquier tertulia acaba con chillidos, histerias, etc... además los tertulianos son gente popular, que se caracterizan por carecer de estudios universitarios. Uno echa a faltar programas como la Clave de JL Balbín y su podterior debate.

    ResponderEliminar
  4. Juana: Gracias por el comentario. Pues si, en ello estamos pero ya cuesta, que no?

    cumclavis: Gracias por la tuya. Tal vez la pregunta es ¿Qué es "valor" para cada uno?

    coachribera: Pero tienen mucha audiencia de espectadores,... ergo... ¿?

    ResponderEliminar
  5. Por eso mismo los emiten, por las grandes cotas de audiencia que pillan. Desgraciadamente, pienso que es el reflejo de lo que nuestra sociedad es; o sea, cotilla, mal educada, ignorante, impertinente, aburrida, idiota y un largo etcétera que extinguiría el glosario de los escarnios. Digo por desgracia, pero afortunadamente hay una porción de buenas personas que no quemaría en la hoguera; son aquellas que tienen algo muy básico y gratuito, como es la curiosidad. Vivir en una pregunta constante es lo que ha hecho a nuestra especie evolucionar y adaptarse, y a cada siglo que vamos consumiendo, a cada año que acabamos, el numero de curiosos, de investigadores de calle, de pensadores, de constructores de corrientes, de necesitados de cognición, va decreciendo de una manera acelerada y eso hace que proliferen este tipo de programas basura (o como diría Sánchez Dragó, la tele mierda, porque la basura se puede reciclar)
    ¿Dónde queda el programa Redes de Punset por ejemplo? Emitido a deshoras.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. No olvides que todo el que tiene defectos tiene tambien virtudes y nadie es sólo cotilla o necesitado de cognición, suelen ser caras de la misma moneda. Creo que probablemente el problema es más de motivación que otra cosa.
    Prueba a emitir "Redes" en horario de máximas audiencias y a ver que pasa.
    Busquemos lo interesante de los cotillas, mal educados, ignorantes, impertinentes, aburridos, idiotas, no dudes que todos tienen algo bueno que ofrecer.

    ResponderEliminar
  7. Es una manera muy optimista de ver las cosas, y en realidad me encanta, porque aunque este mal hablar de uno mismo, yo soy de esta manera, y solo veo el lado bueno de las personas (me llueven palos por todos lados), lo que ocurre en esta mini crítica que hago, que la concibo en un contexto algo “cerrado”, quiero decir, soy estudiante de psicología, no por una motivación económica, o de seguridad en el empleo, sino por mi propia aptitud altruista de escuchar a los demás y de ver el lado bueno de las personas, de ayudar en lo posible, y un largo etcétera. Imagínate a los componentes de un partido político, gobernante en un municipio en el que todo les sale mal; evidentemente, de cara a la ciudadanía “justificaran” sus fallidos intentos de llevar a buen puerto la gestión del ayuntamiento, regalando al oído de los contribuyentes promesas imposibles; sin embargo, en el ámbito privado, estos políticos admitirán sus errores, siempre que el interlocutor sea de su mismo grupo, para tratar de reducir el posible aumento del daño.
    Con esto, me vengo a referir, que mi manifestación anterior en este post, no es del todo entusiasta, sino una mera critica poco elaborada y muy espontanea, y escrita en una plataforma en la que presumía erróneamente que tan solo participaban gente de “mi grupo político”, olvidándome que esto es la red de redes y aquí todo el mundo puede leer y opinar.
    Sigo siendo un romántico soñador, convencido de que entre todos podemos dar la vuelta a tantos pensamientos baladíes, estigmatizados en nuestra imaginación colectiva (la mía la primera) y mi reconocimiento a toda esta gente que intentan, no influir en los demás, sino ayudar a los demás a pensar por sí mismos, aun siendo golpeados por la negación del prójimo a cambiar lo que siempre a creído como normal.
    Un abrazo.
    Francisco Carrera Alonso
    Huelva

    ResponderEliminar
  8. Sigamos soñando entonces. Si tratas a las personas como entes libres, autónomos y capaces de decidir por sí mismos, los que lo son seguiran siéndolo y los que no acabarán siéndolo.

    ResponderEliminar