domingo, 26 de diciembre de 2010

Un Día de Aprendizaje

No puedo por menos que poneros, con su permiso, un precioso texto que me envía mi amiga María Fraile, todo sencillez y grandeza,… de cómo se pueden aprender las cosas más importantes, de lo más cotidiano y sencillo,… de la sabia gente mayor,…

“Una semana en carretera continuamente por la zona rural da para muchos aprendizajes y visiones.... qué sabia es la gente mayor!!!!

Os cuento uno de los días de esta semana.

Salgo del calor de mi casa para sumergirme en el mundo de las temperaturas bajo cero.

Amanecer con una bandada de pájaros que van en mi dirección y me acompañan.

Un pony negro y blanco que me echa una carrera. Yo tengo miedo a atropellarle y él tiene miedo a que acabe con su libre carrera.

Rosa me enseña que hay que agradecer a la vida a pesar de los pesares... quiere agradecer antes de olvidar hacerlo.

Juan cuenta: "El mejor dulce de Navidad eran las castañas pilongas cocidas en leche y el mejor regalo de reyes, una naranja".

Albino me enseña a ordeñar a una cabra en el aire con una sola mano, la que tiene hábil. No puede hablar y a penas oír.

Carretera, carretera.

Comida en un precioso mirador en los Arribes del Duero al aire muy, muy, muy fresco. Casi se puede tocar Portugal.

Tomo el sol como los lagartos hasta que observo que tres buitres (auratiñosa o zopilote) me vigilan con bastante interés. Me muevo para que sepan que no soy presa fácil, o eso creo jejeje.

Respiro, observo, escucho y después duermo.

Carretera, carretera.

María "La Mondonguera" se lamenta: "Antes aquí se mataban 101 marranos y yo ayudaba en todo".

Domingo "El Estraperlista" recuerda con brillo de pillo en los ojos: "Ay.... cuántas veces estuvo a punto de cogerme la guardia, pero yo fui más listo".

Luz y Juan: "La primera vez que vimos una corrida de toros en la tele salimos corriendo pensando que nos iba a coger".

Josefa: "Soy moza con 93 años".

Besos, abrazos y deseos de volver a vernos en el 2010. Los que pasan de los 93 años dudan pero confían.

Carretera, carretera.

Calor de casa y fin.

Recuento de espontáneos en el camino: un pony, 5 rebaños de ovejas, uno de vacas, 4 liebres, 2 zorros, 2 ciclistas, 3 personas en burro, 9 transeúntes.....

Lindo y sencillo lo que se aprende eh? Bueno, es lo que a mi me parece.

Besos.”

La foto también es suya,… no hacen falta más comentarios,…

viernes, 3 de diciembre de 2010

El día de la Emoción en Bilbao

“Emocionante” jornada en el Palacio Euskalduna la de ayer sin duda.

Por fin el esfuerzo de un numeroso grupo de apasionados ha dado su fruto y tanto desde Lan Ekintza como desde El Consorcio de Inteligencia Emocional de Innobasque se ha conseguido materializar otro sueño más.

Una bonita conferencia de Elsa Punset,… incluso tierna diría yo, donde con un fino e inteligente sentido del humor ha conseguido cautivar a un público expectante, para seguir difundiendo entre la gente la importancia de lo emocional en la educación, en lo personal, en lo social, en lo empresarial,…

Nos ha hablado Elsa de fisiología, de psicología, de antropología, de psicología social,… poniendo ejemplos tan cercanos como sus propias hijas, tan “lejanos” como un par de simpáticos primates o tan científicos como el hipocampo de los taxistas de Londres.

Hemos oído a Elsa hablarnos de creatividad, de familia, de sociedad, de empresa, de nuestro primitivo cerebro dedicado a la supervivencia y de nuestros aprendizajes a desaprender, de lo positivo y del desarrollo del ser humano y de la sociedad humana, muy parecida a la de otros mamíferos con los que compartimos emociones.

Nos ha contado Elsa las dos emociones básicas que mueven al ser humano, el Amor y el Miedo, que están en la base de nuestras filias y nuestras fobias y en el origen de nuestro comportamiento.

Terminó Elsa su conferencia con un maravilloso mensaje para nuestras empresas y para el futuro: Trabajamos más y mejor cuando nos sentimos felices… ¿Quién es capaz de negar que esto es un axioma, una verdad irrefutable? ¿A qué esperamos para poner en práctica la búsqueda del amor y la felicidad y el rechazo del miedo en nuestras empresas?

La tarde continuó el mensaje de la mañana y nos dedicamos esta vez con un papel activo, a reflexionar sobre la Inteligencia Emocional y las Emociones en distintos entornos a través de un viaje por lo social, lo educativo y lo organizacional.

Tras escuchar al siempre interesante, ameno y sabio José Antonio González hablarnos sobre las emociones en positivo, sobre el amor a los demás y a uno mismo, sobre las mochilas emocionales y los secuestros emocionales, sobre el viento emocional que mueve el molino de nuestras vidas, hemos pasado a escuchar a personas que han conseguido en sus personas, en sus familias, en el entorno social, en sus organizaciones ese cambio importante en base a competencias emocionales como el autoconocimiento, la comunicación interpersonal saludable, etc.

Pasamos después a la reflexión personal y la elaboración de las ideas por equipos para buscar esas áreas en las que vamos a mejorar en cada uno de nuestros entornos y buscar ese compromiso de cambio que empieza por uno mismo hacia el entorno social, educativo y organizacional.

Todo ello en un ambiente creado y mediatizado por Ainhoa, Manu, Dioni y Bharat, creando el “ruido” que nos envuelve en nuestro día a día apoyados por el equipo audiovisual de Innobasque que ha realizado un trabajo fantástico.

Acabamos con un final “emocional”, dándonos el Abrazo Universal y por supuesto el agradecimiento a las verdaderas artífices del día, junto a sus equipos, Olga Gómez y Nekane Aróstegui, aún más potentes si cabe trabajando en equipo que individualmente que ya es bastante decir. Dos ángeles de la emoción que son el alma de todo esto y con los que es un auténtico placer trabajar (Gracias chicas!).

Y el año que viene seguiremos con este sueño,… parecía imposible cuando lo soñamos hace ya un año y se ha convertido en realidad,… ¿Qué nos vamos a atrever a soñar para el año que viene?....

Cuidado con lo que soñamos que hemos aprendido a convertirlo en realidad,…

Barnetegi Emocional,… hasta el final

Bueno, hace ya una semanita que esto ha terminado,… al menos en su fase de proyecto piloto y he de deciros que el resultado no podía esperarse mejor cuando empezamos hace ya ni sé los meses.

Cada taller, cada día que hemos pasado con la gente maravillosa que ha participado en el Barnetegi, ha sido un nuevo aprendizaje, una nueva pregunta para llevarnos a casa, un nuevo reto para superar la calidad del día anterior,…

Independientemente de los muchos puntos de mejora que ya hemos detectado y algunos otros que seguramente descubriremos en un próximo “encierro” que tendremos para hace balance y para hablar de futuro, ha sido perfecto para los que hemos participado en él.

Perfecto en su imperfección, perfecto porque nos va a permitir mejorar y perfecto porque las personas que han participado, han sentido y se han llevado “en la piel” aquello que hemos querido transmitir desde nuestros corazones y nuestras mentes.

Creo sinceramente que hemos conseguido ayudarles a tomar conciencia de la importancia de las emociones y la inteligencia emocional, de la imperiosa necesidad de desarrollo de las competencias que impregnan la misma, del carácter crucial de una buena gestión centrada en las personas, en los equipos y en las organizaciones que contextualizan el desarrollo,… de que el cambio personal, la innovación personal no sólo es posible, sino que lo es a lo largo de la vida,… de que se aprende a ser persona durante toda la vida y hasta que esta se nos va entre los dedos.

Una de las cosas que más me ha llamado la atención ha sido la apertura personal y la entrega de los participantes, en muchas ocasiones más allá de lo que la convención social, el hábito o el uso marcaban para la ocasión.

Ha habido muchos ejemplos de cercanía, sinceridad, apertura del corazón y sobre todo conciencia de que al fin y al cabo, todo empieza por desarrollarnos desde el interior, para poder dar hacia el exterior, sorprendiéndose en muchos casos quienes buscaban encontrar herramientas, ya que han encontrado además en buena medida, una parte más de ese SER maravilloso, lleno de maravillosas virtudes y algunas sombras a iluminar,… Ellos Mismos, el mejor regalo que podían hacerse.

Ni que decir tiene que el primer aprendiz he sido yo mismo, tanto del fantástico equipo del que he tenido el placer de formar parte, como de la gente estupenda que me ha ido dando lecciones día a día en cada actividad, en cada caso práctico en cada dinámica, con cada participación y cada opinión,…

Después he tenido la ocasión de volver a encontrarme con algunas de esas personas y he sido consciente de la diferencia desde el primer día que les conocí a hoy.

No quiero decir que sean diferentes personas, pero he sentido con ellos sensaciones muy diferentes, mucho cariño, consideración, caras iluminadas por amplias sonrisas,… siendo sincero os diré que me he sentido especialmente orgulloso de encontrar las actitudes que he visto, de algún modo he sentido que recibía mucho más de lo que había sido capaz de dar.

A estas alturas, ya han surgido algunas buenas amistades, contactos interesantes y sobre todo gentes que están en un mismo barco, que sueñan el mismo sueño y que estoy seguro, nos encontraremos por el camino de nuevo persiguiéndolo en nuestros trabajos, en nuestras familias en nuestro círculo de amigos,…

Y como dice mi amigo Bharat, “…dices que soy un soñador, pero no soy el único”,… y cada vez hay más,…cada vez hay más personas que creen que sin cariño hacia los demás, sin consideración, sin respeto, sin admiración, sin amor,… es difícil ser feliz que es, al fin y a la postre, lo que todos los seres humanos buscamos sin remedio durante toda nuestra vida, en casa, en la empresa, en la sociedad, en el mundo, en el universo,…


Sólo me queda una cosa más que decir hoy aquí,… Gracias, muchas gracias a todos porque hoy soy más, sé más y por ello puedo dar más gracias a vosotros,… seguiremos haciendo camino juntos.

jueves, 14 de octubre de 2010

Barnetegi,… emocional desde el principio.

El pasado viernes presentamos “en sociedad” nuestro proyecto de Barnetegi Emocional, donde apoyaremos a pequeños empresarios de Bilbao, de la mano de Lan Ekintza (Entidad dependiente del Ayuntamiento de Bilbao).

Previa presentación de la mano de Juan Antonio Arrieta, Director de Lan Ekintza, que enmarcó la acción dentro de las numerosas e interesantes actividades de la institución que preside, nuestro compañero de proyecto y sabio maestro José Antonio González (Sycom), nos volvió a dar una lección emocional y emocionante, hablándonos de las Competencias Emocionales del Directivo, ilustrándolas con sencillos y potentes ejemplos, en la línea de lo que pretendemos que sea nuestro innovador proyecto.

Dejó muy claras José Antonio la importancia y la incidencia de las emociones en general y específicamente, del autoconocimiento, la regulación emocional, la comunicación y la escucha, el conocimiento mutuo y el trabajo en equipo, así como la automotivación o automotivACCIÓN (Como nos gusta llamarlo a los que estamos en esto), en la vida en general y en la vida de la empresa en particular, arrancando el consenso unánime de la mayoría del entregado auditorio, que quedó maravillado de la sencilla intensidad de las palabras de este gran maestro de la inteligencia emocional.

Independientemente del mayor o menor acuerdo con la parte conceptual o metodológica del uso de las competencias de la inteligencia emocional en la innovación personal y el cambio en las relaciones empresariales y laborales en general, es necesario, obligado incluso diría yo, decir que este proyecto está ideado, desarrollado y construido desde la idea de que la suma, la colaboración, el respeto a las ideas de otros, el enfoque múltiple a la hora de acometer la solución y mejora de los problemas, el Amor, -si,… he dicho Amor-,… a las personas, al mensaje que transmitimos, a nosotros mismos y a nuestros ideales, son el único modo de mejorar y hacer crecer al ser humano y a las organizaciones de cualquier tipo que formemos cualquiera que sea su fin.

Pero lo que empezó como un proyecto de algunos idealistas, mirado algunas veces con recelos (Por otro lado comprensibles) por algunos otros, se ha convertido en algo que trasciende más allá del propio proyecto concreto y que ha cambiado a las personas que trabajamos en él en muchos aspectos.

Se ha creado un equipo, sin buscarlo específicamente desde el principio y hemos conseguido, a base de dar generosamente, crear una red basada en la igualdad, en la confianza, en el cariño entre las personas, el respeto y uso de la diferencia como riqueza impagable, que se ha convertido en una de las mayores aportaciones recibidas por quienes hemos dedicado algunas de nuestras horas a este proyecto.

Más allá del propio proyecto en sí, se ha creado una tela de araña de interrelaciones que nos hace pensar en un futuro diferente, en un tipo de organización “de otra manera” con otras bases socioeconómicas, fundamentada en las personas y su desarrollo “de verdad”, con responsabilidad social en cuanto a misión y valores; un equipo de personas que ayudan al desarrollo de otros desde el autodesarrollo, desde dentro hacia fuera, en la creencia de que lo importante es SER y que a ser persona se aprende hasta que se deja de SER, como ya nos dejó claro José Antonio el pasado viernes.

Creo firmemente que esto es el principio de algo mucho más grande, basado por fin –y perdonadme la osadía- en las personas y las emociones, en el desarrollo personal y en la mejora constante, libre y voluntaria de cada uno de los que nos enredamos en esto; un proyecto cooperativo y colaborativo que trasciende el propio proyecto en sí y que busca el trabajo con el interior de los seres humanos, para prepararnos y ayudar a otros a prepararse de verdad para liderar los procesos de cambio organizativo que se avecinan,… que ya están aquí.

En cualquier caso, hay que ir paso a paso y ahora nos toca plasmar todo el trabajo de preparación, toda la ilusión que tenemos en ello y toda la emocionalidad que carga nuestras pilas para apoyar a las personas con las que nos vamos a encontrar en pocos días en la primera experiencia práctica de nuestro Barnetegi,… y no hay duda de que estamos seguros de que saldrá bien.

Os iré contando la evolución de “la criatura” y no dudéis en preguntarme si hay algo que os apetece saber.

Sirva este post también como agradecimiento y reconocimiento público a vosotros, mis compañeras/os de equipo y ya amigas/os, por todo lo que me habéis dado en este tiempo de trabajo juntos y por todo lo que compartiremos en adelante. Este proyecto ya ha merecido la pena,… Gracias:

Nekane Aróstegui (Lan Ekintza)
Olga Gómez (Consorcio de Inteligencia Emocional)
José Antonio González (Sycom)
Juan Mari Insunza (PMP)
Bharat Martín (Escuela de la Risa Inteligente)
Ricardo Sánchez (Hz Consultoría)
Tomás Elorriaga (Banpro)
Aiuola Pérez (Habla y Disfruta)
Eduardo Dulanto (Ideo Consultores)

martes, 14 de septiembre de 2010

El puzzle de la vida

La soledad es una gran compañera de viaje, cuando necesitamos reparar esa fibra que se ha roto, esa emoción que nos ha tocado en esa parte del alma que es solo nuestra, cuando queremos ser y estar sólo con nosotros mismos para llorarnos nuestra falta de amor, para castigarnos nuestra flaqueza, para seguir “dándonos” en ese lado débil que no podemos soportar en ocasiones.

A veces nos decidimos a pasar el tiempo encerrados en nosotros mismos, sin más compañía que el dolor y el desprecio por lo que hoy sentimos que somos. Nos enfadamos con nuestro yo y nos castigamos hasta hacernos sangre en nuestras cicatrices, en esas cicatrices, las mismas que siempre volvemos a abrir, una y otra vez, para hacer esa sangría sanadora que parece repararnos.

El hecho de tocar ese fondo, la realidad de ser consciente de que hemos llegado al estado más infame y miserable de nuestro ser, aunque no te des cuenta ahora, ya es un paso hacia delante,… ya estamos doblando las rodillas,… tal vez ahora no lo veas, pero ya estás cogiendo impulso.

Vive tu emoción como si fuera la primera vez, “disfruta” del dolor, no deja de ser un síntoma de que te ocurre algo que te inquieta y que quieres reparar, sé consciente de lo que siente tu cuerpo, de lo que piensas e interpretas, de la negrura del mañana,… busca dentro de ti ese dolor, ese sufrimiento,… hurga en la herida, cuéntate lo que te tengas que contar, dí lo que tengas que decir a tu Vicky ("La Princesa que creía en los cuentos de hadas"), déjala que revolotee a tu alrededor, necesita hablar, necesita explayarse,…

Ese tiempo es tuyo, sólo tuyo y de tu soledad, búscalo y vívelo,… pero cuando empieces a sentir que eso ya te lo has dicho antes, cuando comiences a tener la sensación de que te repites, de que tus reproches son los mismo, de que tus acusaciones no han cambiado y tus culpas ya empiezan a aburrirte por reiteradas,… es el momento de abrir los ojos. Ya has cerrado el círculo y sólo te queda seguir dando vueltas y vueltas… y de ahí nunca vas a salir.

Ya nada más hay por decir, ya está todo purgado y todo dicho y ahora hay que tomar impulso con fuerza e intentar por encima de todo patalear hasta hacer mantequilla de la nata donde te estás ahogando y poder pisar firme para resurgir de nuevo como las ranitas de la historia, porque quieras o no formas parte de este universo.

Formas parte de tu propio mundo y de muchos mundos más, de muchas otras realidades, de la vida de tu familia, de la de tus amigos, de la de la gente que te quiere,… formas parte de nuestro puzzle (Permíteme que me incluya) y sin esa pieza que eres tu, ninguno de nosotros podrá acabar el cuadro,… ni tu tampoco el tuyo.

Coge mi ficha (Date permiso para cogerla, tienes derecho porque te lo has ganado) y dame tu ficha para seguir haciendo el mío,… y disfrutemos de ir distinguiendo juntos esas partes del dibujo que hacemos con cada ficha nueva que ponemos.

… y ¿Cómo?.... Simplemente HAZ, comienza por donde quieras, bien esa tarea sencilla, bien ese recado que no te apetece, esa llamada que te queda pendiente, ese documento que tienes que hacer,… sólo haz, comienza, comienza por comenzar, no busques el resultado, hoy no es día de resultados es día de empezar a andar, empieza cuando decidas hacerlo y vuelve de nuevo a la mesa del puzzle para seguir poniendo fichas,… ¡ojo!, es de los difíciles, es probable que te vaya a costar, pero antes de irte tienes que encajar todas las fichas y ver el dibujo que te ha tocado construir, ¿No tienes curiosidad?.

Sin duda, como pasa con todos los puzzles, es una bonita foto la que te ha tocado construir,… ahora como faltan fichas, no se ve del todo bien y no parece muy especial, incluso puede que te aburra seguir buscando fichas… pero ¿Qué puzzle no acaba con una preciosa imagen cuando ponemos la última pieza?

Yo no voy a poder hacer el mío sin ti,… ¿Qué dices?

jueves, 29 de julio de 2010

Desiderata (Max Ehrman)

Acabando el “curso” y bajando el acelerador en esta semana, que ya cierra este mes en el que se acaba el mundo y parece que no hay nada más allá del 31 en el ámbito laboral, (Ojo con Septiembre que os vais a dar cuenta de que no habéis terminado de trabajar, sólo ha sido un espejismo y ya sabéis lo de la depresión post-vacacional y esas cosas…) no se si por mi mayor disposición o por pura casualidad (¿O “causalidad”?), estoy siendo estos días testigo amistoso de algunos problemas personales complejos, duros y difíciles de resolver, de personas a las que tengo un especial aprecio y que me quitan el sueño.

Cuando me paro a pensar en ello, en ese a veces vano intento de encontrar la varita mágica que ayude a dejar de sufrir a gente a la que quieres, me viene a la cabeza un texto que conozco hace muchísimos años -ya ni me acuerdo desde cuándo- y que en los malos momentos, prácticamente desde mi adolescencia, me ha ayudado muchas veces a coger perspectiva y mirar los problemas de un modo más sereno.

Es la “Desiderata” de Max Ehrman, precioso escrito que me acompaña siempre y que espero que os pueda ayudar también a todos y todas en los momentos de tristeza, soledad, abatimiento, rabia, indecisión,… Ahí va:

“Camina plácido entre el ruido y la prisa y piensa en la paz que se puede encontrar en el silencio.

En cuanto sea posible y sin rendirte, mantén buenas relaciones con todas las personas. Enuncia tu verdad de una manera serena y clara y escucha a los demás, incluso al torpe e ignorante, también ellos tienen su propia historia.

Esquiva a las personas ruidosas y agresivas ya que son un fastidio para el espíritu.

Si te comparas con los demás, te volverás vano y amargado, pues siempre habrá personas más grandes y más pequeñas que tú.

Disfruta de tus éxitos lo mismo que de tus planes. Mantén el interés en tu propia carrera por humilde que sea, ella es un verdadero tesoro en el fortuito cambiar de los tiempos.

Sé cauto en tus negocios pues el mundo está lleno de engaños, mas no dejes que esto te vuelva ciego para la virtud que existe. Hay muchas personas que se esfuerzan por alcanzar nobles ideales. La vida esta llena de heroísmo.

Sé sincero contigo mismo, en especial no finjas el afecto y no seas cínico en el amor, pues en medio de todas las arideces y desengaños, es perenne como la hierba.

Acata dócilmente el consejo de los años abandonando con donaire las cosas de la juventud.

Cultiva la firmeza del espíritu, para que te proteja en las adversidades repentinas. Muchos temores nacen de la fatiga y la soledad.

Sobre una sana disciplina, se benigno contigo mismo. Tú eres una criatura del universo, no menos que las plantas y las estrellas, tienes derecho a existir. Y sea que te resulte claro o no, indudablemente el universo marcha como debiera.

Por eso debes estar en paz con Dios cualquiera que sea tu idea de El. Y sean cualesquiera tus trabajos y aspiraciones, conserva la paz con tu alma en la bulliciosa confusión de la vida.

Aún con toda su farsa, penalidades y sueños fallidos, el mundo es todavía hermoso.

Sé cauto, ¡esfuérzate por ser feliz!”

sábado, 17 de julio de 2010

Modelos de Gestión Basados en el Humor y en el Amor

Me gustaría compartir con todos vosotros una experiencia extraordinaria que he tenido la suerte de vivir el pasado fin de semana en Sevilla, de la mano de mis amigos de la Escuela de la Risa Inteligente de Tolosa (Gipuzkoa).

La historia comienza con una proposición por parte del Maestro Bharat Martín, alma Mater de la Escuela además de gran amigo y compañero, en la que se me plantea la posibilidad de participar como monitor-dinamizador en un encuentro de monitores titulados por la Escuela en Andalucía.

He de decir que a pesar de la poca información que llevaba la propuesta, el corazón –Al que gracias entre otros al Maestro, últimamente hago mucho caso- no me dejó casi ni pensarlo e inmediatamente, después de cerciorarme de que no era un broma, dije un “sí” de esos que uno mismo se sorprende haber dicho después de que ya ha salido de la garganta,…

Y probablemente ahí se fraguó una de las experiencias más fuertes de mi vida en cuanto a la posibilidad de sentir a las personas, sus emociones y la presencia plena de cada uno de ellos en un espacio temporal muy corto e intenso, experiencias que de algún modo han cambiado mi forma de sentir y ver algunos aspectos de mi propia vida y de mi práctica en consultoría.

Curioso final, iba a dar un curso, a dinamizar un equipo y he aprendido yo más que nadie y me ha cambiado y dinamizado a mí por encima de lo que yo he aportado para dinamizar a otros,… quién lo iba a decir, pero no nos adelantemos.

Ese “si” incondicional, basado en la confianza en la persona que me había propuesto la aventura, llevó a un interesante trabajo de equipo, preparación de objetivos, contenidos, dinámicas, cómo distribuir tiempos, cómo hacemos qué y cuándo,… el “quién” no tiene tanta importancia en nuestro caso porque El Maestro y yo formamos un tándem en el que los papeles son complementarios e intercambiables, de modo que ambos hacemos todo como uno sólo,… probablemente es más fácil si se ve “en vivo y en directo”, pero ya me entendéis.

A este equipo y en la distancia se incorporaron además Manu y José Luis (Vayú), el primero desconocido totalmente para mí y el segundo “reconocido”, pero poco más en un par de encuentros esporádicos y rodeados de otras personas y sin la posibilidad que este fin de semana me ha dado de conocer la espectacular humanidad de esta gran persona.

Independientemente de otras consideraciones, tengo que decir que este equipo de cuatro monitores funcionó a las mil maravillas, con una compenetración, apoyo, respeto, ayuda y complementariedad que yo no he conseguido ver en equipos en acción hace muchos años, incluso en grupos de personas muy acostumbradas a trabajar juntas.

Sin entrar en más detalles del encuentro y por no extender demasiado este post, os diré que en aquella sala de hotel en Sevilla, hubo un grupo de 25 personas aproximadamente, con una capacidad de entrega y participación, de cariño, de respeto y consideración; con un nivel de ternura y afecto que desbordaba el propio ámbito de la sala y que se percibía incluso más allá de las personas que participábamos directamente de aquel clima.

Proyectos, ilusiones, propósitos de futuro, nuevos modelos de negocio, nuevas iniciativas en los puestos de trabajo de algunas personas, en definitiva, un cúmulo de proyecciones hacia el futuro, basado en el apoyo y las fortalezas del presente, que vistas desde hoy, tras el paso de algunos días, incluso os diré que asustan un poco.

En cualquier caso si estamos comprometidos en la búsqueda de un nuevo modelo de gestión, basado en las personas y en lo que éstas tienen de Humanidad, potencialidad y posibilidades de desarrollo personal, a mi no me cabe ya ninguna duda de que debemos pensar en nuestros sistemas de gestión con la vista puesta en otro modelo de relaciones personales, en otros lenguajes, en otros valores individuales y grupales y en definitiva, en modelos que tengan en cuenta no solo el trabajo cognitivo, las emociones o las competencias de la inteligencia emocional -que por supuesto también- sino también otras realidades dentro de las organizaciones que tienen que ver con el Humor, el Cariño, el Amor, la Escucha buscando el bien en mi interlocutor o la Aceptación Incondicional, la búsqueda de la variedad y la diferencia por encima de la uniformidad, como riqueza y “capital” valioso de la organización y por supuesto, la consideración de cada persona y cada equipo como único, irrepetible, capaz de decidir y de avanzar y desarrollarse más allá del techo que imponga un líder vitalicio y no consciente de que un líder es efímero en la medida que contribuye al desarrollo de sus equipos por encima de cualquier techo de cristal que se ponga por delante.

A mi este cambio me apetece y me motiva, ¿Tu que cree?

(En homenaje a todos los Payasos que quieren cambiar el mundo a través del Amor, ¡Gracias!)

martes, 25 de mayo de 2010

Coaching, un estilo… ¿De qué?

A vueltas con definiciones y precisiones creo que es importante contaros mi visión de lo que es Coaching y de lo que no y mis pensamientos y sentimientos al respecto.

No soy original si os digo, al igual que os dirá toda la literatura que podáis consultar, que no es terapia, ni consultoría, ni formación, ni siquiera es similar a la ayuda que proporciona un buen un amigo.

En una reciente reunión nos planteábamos cómo titular un taller monográfico que estamos elaborando sobre el tema, que ofreceremos a compañeros del Consorcio de Inteligencia Emocional de Innobasque, intentando abrir algunos claros en las nubes que se ciernen sobre el tan traído y llevado “Coaching”.

No entraré a buscar definiciones de los expertos ya que si os interesan, hay maestros conocedores y profesionales del tema que han publicado literatura suficiente como para hacerse una interesante idea del alcance del Coaching y que por supuesto os darán una idea académicamente mucho más certera que la que yo os voy a ofrecer (Sir John Whitmore, Robert Dilts, Alain Cardon, Rafael Echevarria, etc. por poner algunos muy conocidos en nuestro entorno).

Por otro lado y desde un punto de vista profesional, mi intuición –que como todo el mundo sabe es una forma de inteligencia- me dice que el Coaching se está convirtiendo en un gran negocio para mucha gente con pocos escrúpulos y grandes habilidades “marketinianas” que, si queréis que os sea sincero, pienso que no está haciendo ningún favor a quienes amamos esta forma de vivir y ayudar al desarrollo personal y grupal.

No me detendré más en esto porque no quiero entrar en polémicas… además nadie va a reconocer (Yo tampoco) que forma parte de este grupo de malas personas, avaros, egoístas y poco éticos profesionales del Coaching que está haciendo el agosto con una interesante moda.

Yo creo en el Coaching como una forma de ver el mundo y a las personas que están en él, como un planteamiento vital que busca lo que une y no lo que separa, de la conciliación y no la distancia, de la mejora y no el auto abandono.

Creo que la gente es capaz de mejorar siempre, siempre que se lo proponga y siempre que quiera llegar a cambiar, creo que la gente es libre de elegir y creo que todos somos capaces de decidir lo que queremos que sea nuestra vida a partir de hoy.

Creo que juzgarnos y culparnos en auto juicios sumarísimos es poco útil y nada beneficioso y creo que el error es una oportunidad de subir un escalón de mi mismo hacia algo mejor,… y lo practico,… y me equivoco,… y sigo aprendiendo… y sigo subiendo.

Creo que todo el mundo tiene algo importante que decir, que todos tenemos algo bueno que ofrecer, que las personas te tratan según tu las tratas y que no habrá un futuro mejor para nadie si no es un futuro mejor para todos.

Creo también que hay cosas muy buenas en las formas tradicionales de hacer las cosas y otras mejores o al menos igual de buenas en nuevas formas de hacer y trabajar y estaría bien ser justo con todo el mundo en esto.

Creo que la competencia lleva a la infelicidad y la desigualdad y la colaboración lleva al desarrollo y a la mejora colectiva… y la intento practicar.

Desde este punto de vista y sin extender mucho más este mini-credo, creo en el Coaching como un modo de mejorar el mundo y las personas que viven en él, con el que la lucha de Escuelas y la competencia por quién es el Coach genuino tiene poco sentido, en el que nos conoceremos por nuestras buenas prácticas, por supuesto, pero también por nuestra actitud ante los demás sean clientes, compañeros o competencia profesional.

En definitiva y contestando a una de las preguntas que nos hacíamos en la reunión de la que os hablaba al comenzar este post, creo que el Coaching es un modo de liderarse uno mismo, que hace de nuestras actuaciones y nuestro modo de pensar un estilo de vivir y de interaccionar con el mundo y con el que además podemos ir calando como lluvia fina en el resto de los seres humanos que nos rodean, para hacer de este mundo un sitio más agradable para con-vivir.

Es cierto también que todo esto puede traducirse, desde el punto de vista profesional en una técnica de ayuda y apoyo a personas y equipos, basada en el autodescubrimiento y en una intervención estructurada donde cliente y Coach se encuentran en un acto libre y de igual a igual (En esto creo que todos estamos de acuerdo).

Desde esta actitud, dedicarse profesionalmente a conseguirlo desde la ética en cualquiera de los sectores y ámbitos en los que uno se mueva, es más un compromiso vital que una profesión… ¿Quién no quiere dedicarse a lo que le hace feliz?

domingo, 16 de mayo de 2010

... y ahora a divertirse

Durante varios años he sido testigo, no siempre mudo, a veces con un cierto tinte de culpabilidad (Yo fui su seleccionador) y muchas veces impotente, del sufrimiento de una persona -a la que considero buena amiga y a la que tengo un cariño muy especial- en el desempeño de su puesto de trabajo dentro de una de esas organizaciones que seguro que todos conocemos, en las que la persona cuenta poco a pesar de ser multinacional anglosajona, en la vanguardia de las teorías de los modelos de gestión basados en las personas.

Después de muchos sufrimientos, sinsabores, días malos y días muy malos, asumió las riendas de su trayectoria profesional y después de una reflexión de meses, de muchas dudas y de muchas vicisitudes personales, ha decidido marcharse y emprender un proyecto diferente.

No diré que la decisión no me ha alegrado, puesto que siempre he sentido una especial predilección por esta persona en lo íntimo y una gran admiración por sus aptitudes y capacidades en lo profesional.

En una de esas pocas comidas que tenemos la oportunidad de compartir (Yo siempre me quedo con ganas de más porque siempre hay que irse corriendo no vaya ser que me necesiten en planta y…) aprovechando los temas de trabajo que tenemos algunas veces entre manos, hemos podido compartir un poco sobre su decisión y cómo se encuentra actualmente.

No entraré en detalles que no vienen al caso pero en general tengo que decir con alegría que ha cambiado su estado de ánimo y creo que puedo decir que hace tiempo que no tenía la sensación tan clara de su serenidad y bienestar interior a pesar de que aún debe cumplir unos cuantos meses más de trabajo en la empresa, ya que ese es el compromiso al que ha llegado con la organización antes de irse.

… y debo confesaros que no he podido más que pedirle un favor casi personal: ahora que te vas, ahora que lo has decidido, ahora que ya no tienes nada que perder,… demuéstrales cómo se hacen las cosas, pon los límites, enseña cómo se gestiona y da unas cuantas lecciones a todos esos que poco a poco han ido medrando en sus puestos en base a aparentar que meten muchas horas y al “si señor” del siglo XX.

No se si es el mejor consejo, no se si es lo más racional, ni siquiera estoy seguro de querer que me haga caso pero es lo que me pide el cuerpo, que se enteren de una vez de lo que se van a perder y de la gran “cagada” (con perdón) que han ido labrándose durante años para llegar aquí.

La pena es que hay muchas más personas en esa organización y no estoy muy seguro de que aún así los de la parte de arriba del organigrama sean capaces de reflexionar sobre lo que se pierden,…

¿Qué tenemos que hacer para cambiar esto rápidamente para que no haya más muertos en el camino de la excelencia?

En cualquier caso estoy contento, la historia de la que os hablo tendrá un final feliz ya que la persona protagonista emprende un camino nuevo e ilusionante para ella y mucho más cercano a sus anhelos e inquietudes tanto en lo personal como en lo profesional.

viernes, 7 de mayo de 2010

Entrevista

Estoy encantado gracias a Jesús Gabriel Gutiérrez que me ha ofrecido la posibilidad de explayarme en una entrevista que ha publicado en su blog.

Es una buena oportunidad de que sepáis algo más de mí, mi personalidad, mis ansias, mis anhelos, mis valores,… que conozcáis un poco más de mi SER, si os interesa.

Sin compromiso, sin obligaciones, sin más… si os apetece entrar os dejo el link,… ¡Ah!... y se admiten comentarios.

Si quieres leerla directamente: http://bit.ly/8YpxCR

Un gran abrazo a todos, a los que la leáis y a los que no también.

martes, 4 de mayo de 2010

Colaboración

Creo que ha llegado el momento de contaros un poquito más de ese proyecto que se llama Consorcio de Inteligencia Emocional y que en algunos foros produce dudas y causa algunos recelos, lógicos por una parte, pero que por otro lado tienen mucho que ver con el desconocimiento del propio proyecto.

Como algunas otras de las personas y entidades que actualmente se encuadra en el grupo, yo llegué al CIE a través de Innobasque, entidad de la que brota como proyecto de Innovación por y para las Personas, desde el punto de vista de la Inteligencia Emocional.

Mi entrada en dicho proyecto, por circunstancias que no vienen al caso en este post se produce en el último trimestre del año pasado; año en el que parece reactivarse después de una andadura previa hace más de un año en la que se creó el embrión de lo que es hoy (Esto es historia que yo no he vivido y que relato por boca de terceros, que alguien me corrija si me equivoco).

Me topo en un primer lugar con la responsable dinamizadora del proyecto, la entonces desconocida y hoy querida Olga Gómez –“Alma Mater” del CIE y según la opinión de todos, responsable de los éxitos del proyecto- que me va explicando entre mail y mail en qué consiste y me anima encarecidamente a participar… y me convence.

Mi frágil memoria me hace no recordar demasiado la primera reunión a la que acudí en la sede de Innobasque en Zamudio, pero lo que si recuerdo son sensaciones de bienestar, curiosidad, motivación,… buenas percepciones en cualquier caso que me hacen avivar la curiosidad y las ganas de profundizar un poco más.

Esas sensaciones primeras se han ido poco a poco convirtiendo en sentimientos de familiaridad, cariño, amistad, alegría, humor y otros mucho que van transitando en cada una de las reuniones o encuentros en los que participo, de modo que, curiosamente se han convertido en espacios de mi vida profesional que me ayudan a cargar baterías y “salir” al día a día de otra manera.

Esto puede parecer una barbaridad o una afirmación fruto de una intensa convivencia momentánea en la que, como muchas veces habréis experimentado en situaciones intensivas, los sentimientos se magnifican en un primer momento pero no es así, puesto que esto lo estoy redactando con la serenidad que me da la distancia en espacio y tiempo de esos encuentros, de modo que lo describo con la cabeza fría y… a pesar del maestro Punset, con la cabeza fría a veces también se acierta.

Personalmente me he adscrito a trabajar en tres de los múltiples grupos en los que nos mezclamos y barajamos los miembros del Consorcio y me atrevo a decir que esos grupos se han convertido en equipos de trabajo, formados por gentes de diversos orígenes, de empresas diversas, con intereses muy alejados en algunos casos, con perfiles y trayectorias a años luz a veces,… pero todas ellas con una idea clara central y varias ideas subsidiarias también comunes.

Todos estamos en la idea de que el fomento, desarrollo y difusión de las Competencias de la Inteligencia Emocional va en beneficio de las personas, las organizaciones y las empresas y en definitiva de la sociedad en general, de modo que lo vemos como uno de los instrumentos posibles de innovación y transformación desde el SER.

Por otro lado consideramos que nada cambiaremos si no es desde nuestro propio cambio y experimentación, de modo que no se trata de difundir sólo conceptos -que también- sino fundamentalmente actitudes, que es lo que creemos que cambia las cosas.

Las personas que están involucradas en este proyecto creen, practican y fomentan la colaboración como instrumento de crecimiento, de transformación y de creación, de modo que se puede decir que en este momento hay un principio de red y de redes que involucran a muchas personas y que está fomentando el crecimiento cualitativo tanto del Consorcio en sí, como de las personas que lo integramos y colaboramos en sus proyectos.

Desde los miembros del Consorcio hay una intención clara de compartir conocimientos y experiencias laborales, de modio que incluso se organizan sesiones monográficas abiertas a todos, en las que se van aportando conceptos, técnicas, maneras de hacer, ideas nuevas,… destinadas a cooperar y co-crear.

Es un proyecto abierto, siempre acogedor de las personas que se acerquen a aportar su conocimiento y experiencia, su trabajo y sus ganas, de modo que no es un grupo cerrado, ni exclusivo, ni siquiera elitista; es un grupo donde todo el que quiera se siente especialmente incluido y valorado, donde todas las ideas y todas las tendencias se tienen en cuenta, dentro de la línea común de la transformación a través de la práctica y difusión de la inteligencia emocional.

Este equipo cree en los demás, cree en las personas, confía en ellas y cada uno de nosotros confía en el otro y apoya su relación en la confianza y valoración del que tiene al lado, de modo que no sólo es un principio sino que es la práctica habitual, hasta cotas a veces difíciles de encuadrar en la lógica de la relación de personas que se conocen poco y en circunstancias muy concretas.

Es pequeña la influencia que uno puede ejercer desde esta tribuna, pero os diré humildemente que me parece que se está gestando un fenómeno desde el Consorcio que bien podrían estudiar los sabios del mundo del trabajo y de las organizaciones, porque creo que habrá pocos proyectos de COLABORACIÓN que se hayan desarrollado y hayan crecido con tanta rapidez y solidez como el que nos ocupa… ahí lo dejo para quien quiera recoger el guante.

En cualquier caso os diré que personalmente siento que se está construyendo algo diferente, algo transformador, algo “bueno” que puede ayudarnos a desatascar nuestros paradigmas tradicionales y ayudar a buscar ese nuevo sistema económico, esas nuevas maneras de hacer, aportar ese pequeñísimo grano de arena que ayude a cambiar el mundo.

Os seguiré contando cómo nos va y las cosas que vamos haciendo con más detalle, desde aquí me comprometo a ello y dedicaré algunos de los post futuros a haceros partícipes de nuestros trabajos.

domingo, 25 de abril de 2010

¿Garantías?

Llevo unos días dando vueltas a un tema que aunque a primera vista poco tiene que ver con el Coaching o la Inteligencia Emocional, no deja de parecerme muy cercano a temas como el Desarrollo Personal, la Madurez, la Libertad personal y colectiva,…

Asistimos estos días (O meses) a determinados hechos que por extendidos y bien conocidos y comentados en todos los medios de comunicación, no dejan de ser sorprendentes al menos en mi modesta opinión.

Me refiero a algunos de los dimes y diretes en torno a la justicia que se están desarrollando en nuestra sociedad en los últimos tiempos, algunos de los cuales afectan también especialmente a nuestro país y a nuestra lengua y su comunicación escrita.

Siendo sincero con mi modo de pensar y lo que estoy percibiendo, tengo que decir que estoy realmente sorprendido de cómo todo un estado tiene la capacidad de ser tan ciego o tan acrítico actuando como masa, independientemente de las legítimas creencias políticas de cada cual.

No seré yo quien defienda el sistema democrático como el bien absoluto de nuestro ordenamiento social ya que lo siento y lo vivo como un mal necesario con muchos defectos frente a minorías y voluntades individuales y muy alejado de mi querida y ansiada @narkia, ya imposible en el siglo XXI,… pero en algo nos tenemos que basar para convivir, ¿No?

En cualquier caso y hecha esta aclaración, me quedo casi sin palabras cuando escucho a políticos, periodistas y tertulianos varios decir que nuestro sistema judicial es “garantista”,… y nos quedamos así, tan tranquilos,…

Yo en su día estudié que el Estado se basaba en tres poderes de funcionamiento independiente y que servían para garantizar el bienestar de los ciudadanos que se sometían al sistema, precisamente gracias a esa separación e independencia de funcionamiento entre otras cosas.

Parece una lección de una clase de educación secundaria, pero ¿Dónde demonios está la separación del poder ejecutivo, legislativo y judicial? (Perdón por la expresión pero no puedo por menos).

Todos los días vemos y oímos en los informativos de televisión y radio cómo esto es una falacia en nuestro estado, políticos de dudosa honradez, jueces parciales y elegidos por partidos, denuncias político-judiciales de difícil comprensión, manipulaciones, mentiras, tribunales incapaces de cumplir su cometido, todos metidos en todo, jueces estrella, maniobras para aupar a unos y hundir a otros,… ¿Cómo es posible que traguemos todo esto sin un basta ya?

Que alguien me diga qué garantías tienen las personas que llevan años esperando una sentencia –cualquiera que sea el presunto delito cometido- en un caso dudosamente investigado, que afecta a su vida profesional y personal, con su honor e integridad puestos en entredicho durante ese tiempo, socialmente vapuleados por unos o manipulados por otros durante años,… y sin saber lo que va a ser de sus vidas gracias al “sistema”.

Señoras y señores jueces, políticos, tertulianos varios,… ¿No se les cae la cara de vergüenza con eso del “garantismo”?

No digamos nada cuando el sistema lleva meses, meses y meses tendiendo en vilo a todo un pueblo al que se le niega el derecho a poner en práctica lo que ha decidido por el bien de sus propios ciudadanos de modo “democrático” usando sus legítimas instituciones representativas.

Podríamos seguir hablando de otros temas, incluso más “terrenales” si cabe, como la presunción de culpabilidad que sobrevuela en casi todos los ámbitos de nuestra sociedad, desde lo meramente personal hasta lo empresarial (Autónomo = potencial defraudador por decreto ley de las haciendas correspondientes, v.gr.) y donde la carga de la prueba está en el denunciado y no en el denunciante,… (Es decir: Soy culpable y tengo que demostrar lo contrario si no quiero una buena multa o algo peor); pero nada de esto mejora el panorama.

¿A dónde vamos a llegar? ¿Cómo es posible que todos traguemos sin decir nada? ¿Cuándo vamos a demostrar que somos una sociedad adulta? ¿Desde que perspectiva nos permitimos llamar a otros “república bananera”?

No hago más que pensar como me sentiré el día que me toque también a mi,… y la verdad es que me gustaría bajarme de este tren porque tiene pinta de que va a descarrilar en algún sitio,… y ya se sabe qué vagones son siempre los que se llevan la peor parte en estos “accidentes”…

viernes, 16 de abril de 2010

Escuchas y Escucha Emocional

Dando vueltas a sensaciones diversas que he ido incorporando durante estos últimos intensos días, reflexiono sobre lo que he escuchado, en qué medida me he sentido escuchado y en general, en los grupos o equipos en los que he estado estos días con clientes, compañeros, proveedores, candidatos,… cómo ha sido el día a día de nuestras “escuchas”.

A decir verdad, los niveles de escucha han sido diversos en todos los lugares en los que he estado y tengo que decir que mis sensaciones y mis emociones, cómo he salido de esas jornadas y en qué medida me he encontrado satisfecho en ellas ha dependido en gran medida de los niveles de escucha que he sentido.

También he percibido que en los lugares en los que no me he encontrado demasiado a gusto o he encontrado barreras invisibles para conectar, en realidad yo mismo no he estado en la mejor disposición para ello, incluso recapitulando y buscando más datos, me doy cuenta de que es posible que haya perdido demasiada información –de todo tipo- por el nivel de escucha desplegado.

… una clara y palpable de demostración de que previamente a la escucha que puedas “exigir” a otros, la disposición que tú lleves incluso la disposición en las que te encuentres en esa entrevista, en esa reunión o en ese curso, tiene una influencia brutal en la información que eres capaz de procesar, pero no sólo en ello.

Son también muy diferentes las emociones que se despliegan según el nivel de escucha que estés dispuesto a poner encima de la mesa, todo lo que se pueda profundizar en la escucha revierte en una presencia más plena y en un “bienestar” emocional más allá de la mera satisfacción por un trabajo bien hecho, por una aportación adecuada o una sesión bien realizada.

La relación entre la escucha y la inteligencia emocional o la relación entre las emociones y la escucha, se me antoja experiencialmente evidente en mis vivencias de esta semana, como una luz que se cuela por las rendijas de la persiana al amanecer y rompe la oscuridad de la habitación…

¡Eureka!, sí, es por eso que en determinados foros no me encuentro a gusto, no conecto como me gustaría,… tiene que ver con la escucha que despliego en cada situación y… con las escuchas de los que participamos en dichos foros, las que desplegamos todos, por eso en unos sí y en otros no, por eso esa sensación de insatisfacción en un lugar y esa otra de plenitud en otros.

Plantearse que según la calidad que desarrollemos a la hora de escuchar en los lugares en los que nos encontremos así serán nuestras sensaciones y emociones, puede sin duda ser un buen instrumento para participar de otro modo en los foros de los que formemos parte,… y un modo interesante de mejorar nuestra “presencia” (Entendida como “calidad de presencia”) y participación, teniendo además el “efecto colateral” de encontrarnos emocionalmente mejor y más satisfechos y aumentando también nuestra presencia social y la calidad de la aportación que sumamos a los equipos de los que formamos parte o los lugares donde participamos.

Del mismo modo esa calidad de escucha y presencia hace que podamos desplegar nuestra escucha emocional hacia los demás y ser capaces de llegar mucho más lejos en nuestra comprensión del punto de vista del otro, de lo que siente, de cómo vive las situaciones que compartimos,… en definitiva nos hace ser capaces de conocer y entender a los demás más, más profundamente y más auténticamente.

El siguiente paso será preguntarme por qué en cada situación las cosas son diferentes y qué hacer para disfrutar más plenamente en todos los foros.

domingo, 4 de abril de 2010

“Los Próximos 30 años” de Álvaro González-Alorda

Ha caído en mis manos este libro por la recomendación de mi estimada Olga, compañera de fatigas en los grupos de trabajo que ella potencia y modera magistralmente desde el Consorcio de Inteligencia Emocional, en una de nuestras conversaciones sobre nuestros deseos de “Ser el cambio que nos gustaría ver en el mundo” como reza la famosa y sobradamente conocida frase de Ghandi.

Lo conseguí el mismo día que me lo recomendó y la verdad es que lo he “devorado” en poco tiempo porque de manera sencilla, práctica y ágil explicita muchas cosas interesantes para un emprendedor como yo que, a pesar de llevar sobre sus espaldas ya muchos años y varias empresas creadas o participadas, nunca deja de aprender de aquellas personas que con su mejor voluntad intentan poner encima de la mesa su sapiencia para ayudar a otros menos avezados como es mi caso.

Según reza la portada del libro, los próximos 30 años “Van a ser los más interesantes de la historia de la humanidad. Y a ti te toca decidir si quieres vivirlos como espectador o como protagonista” y la verdad es que solamente este primer pensamiento que te asalta antes comenzar a leer la obra, me ha “enganchado” desde el primer momento en su lectura.

Durante el recorrido por sus páginas, he recordado –tal vez tienen algunas ideas de fondo que tocan las mismas fibras- aquél otro libro que en su día me impactó sobremanera: “50 claves para hacer de usted una marca” del siempre ameno y original Tom Peters.

Según Álvaro González-Alorda, nos encontramos con generaciones de personas que se encuentran atrapados en una “vida profesional plana” y bloqueados a la hora de desempeñar el puesto de trabajo que ocupan la mayor parte de su tiempo.

En muchas ocasiones con talentos infrautilizados por las organizaciones, nos lanza el reto de tomar las riendas de nuestra vida profesional y acometer la tarea de encontrar un maestro inspirador, que nos permita recorrer las etapas del aprendizaje con una mayor rapidez, usando el atajo de la colaboración y el aprendizaje práctico (Pone el ejemplo de su propia experiencia con Luis Huete y la peculiar manera en que se conocieron ambos y creció una colaboración que perdura)

Anima a ser valientes y a través de la autodisciplina y la creación de nuestra propia marca personal, ser innovadores, emprendedores y tomar la iniciativa, “apuntar a la luna” -como en su día hizo el Presidente Kennedy para inspirar a su país- para que nuestro objetivo guíe nuestra actuación y no perdamos foco del diseño de nuestra propia vida y para así poder perseguir nuestros sueños.

Según Álvaro es imprescindible buscar el equilibrio, rodearnos de personas de las que aprender haciendo y cultivando amigos de verdad, creando nuestro propio modelo de negocio, usando las redes sociales con una estrategia clara, etc. Con la perspectiva final de dedicar nuestros próximos 30 años a cambiar el mundo.

Asumir nuestro propio destino, ser capaces de tomar las riendas y pensar en el futuro profesional en términos de cambio, de iniciativa, de innovación, de aprendizaje constante, de cultivo de las relaciones de amistad y de las relaciones que nos hacen crecer y aprender cada día,… no es tarea fácil aunque no deja de ser muy motivadora y muy esperanzadora, ¿No te parece?.

¿Puede haber alguna misión más importante que esa para los próximos 30 años?

domingo, 21 de marzo de 2010

Practicidad y Escucha

Busco practicidad, si, necesito cosas tangibles, reales, necesito tocar, ver y saber cómo hacer.

Me cansan las teorías, la conceptualización, la poesía y las altas miras y los análisis histórico-filosóficos.

Que están muy bien, ojo, no digo que no sean muy necesarios, pero a mi me sirven para poco, igual es que estos días me toca la cara de debajo de mi Cubo de Maslow, no lo sé, siento que me falta tiempo para hacer.

El pasado jueves en nuestro monográfico del Consorcio de Inteligencia Emocional acerca de la Escucha con los Cinco Sentidos y Uno Más, estuve a gusto.

José Antonio González, un Sabio al que siempre es una delicia escuchar y del que siempre se aprende, nos puso en nuestra parte física de la escucha, en nuestras barreras socio emocionales para escuchar y en la importancia de la presencia y la conciencia para escuchar,… yo me quedé con eso sobre todo aunque habló de muchas cosas pero claro,… yo también filtré en mi escucha.

Después Lorena Ubierna nos trajo a la tierra, a nuestra tierra individual y personal, a describir nuestro paisaje interior y… la verdad, nunca había pesado que pudiera ser como yo me lo describí y se lo describí a mi equipo en ese momento.

Eso me ha dejado un poco tocado –en el buen sentido- y me está haciendo pensar estos días… la verdad es que me apetece hacer de mi tierra un paisaje diferente, cambiar sus lindes y hacer de ella un lugar más agradable para poder habitarlo.

Gracias a Lorena, conseguimos Desvelar (Interesante palabra para seguir dándole vueltas en adelante) muchas cosas de nosotros y de nuestros compañeros,… tal vez una forma de metaescucha.

Y en el encuentro de esta semana volví a reencontrarme con ideas interesantes,… ¿Cómo vemos la actitud de cada uno?,… tomando conciencia, siendo consciente, escuchándonos, viéndonos a nosotros mismos, y por ende a nuestro equipo si hablamos del grupo,…

Tal vez sea necesario ir y no poner soluciones, sólo escuchar y ver que es lo que la gente quiere, cuáles son sus objetivos vitales, qué es lo que necesitan y a dónde quieren ir,… tal vez y sólo tal vez esa pueda ser la senda a tomar para recorrer el camino del cambio y de la mejora, desde dentro, desde uno.

Siempre he dicho y siempre he intentado dejar claro que formarse sin ver las actitudes tiene bastante poco impacto en quien llega a la formación, por muy motivado que esté.

¿Cómo se gestiona basándose en las personas?, gestionando basándose en las personas amigos,… ni más,… ni menos.

Vamos a dejar de hablar del mar y los peces y vamos a ponernos a trabajar.

(… por cierto, en uno de los interesantes ejercicios de metaescucha de Lorena acabé haciendo una minisesión de Coaching,… ya estoy deseando volver a ver a mi amigo y que me cuente cómo le va el cambio que ya está emprendiendo,… será para la siguiente reunión).

lunes, 15 de marzo de 2010

Eskola 2.0

Hoy parece ser que se pone en marcha oficialmente el proyecto Eskola 2.0, que trae a mal traer a los políticos y que reflejan los medios de comunicación de este nuestro querido país en el septentrión de África; que si la idea es mía, que si es tuya, que si esto que si lo otro, que si es lo que os prometí, bla, bla, bla… como siempre,… la categoría de los representantes que tenemos que no deja de ser la que nos merecemos, pero de esto ya iremos hablando más adelante.

No soy un experto en el tema pero me da la sensación de que se está banalizando bastante la cosa, transmitiéndonos a los simples mortales la idea de que se trata de gastar más pasta en poner ordenadores portátiles a cada uno de los alumnos (Creo que han empezado por 5º de primaria) y poco más.

Poca explicación más encuentro por ahí para el vulgo de lo que va a cambiar a partir de ahora en la eskola y me da la sensación (espero equivocarme) que poco más saben quienes salen a los medios a comunicar este impresionante hallazgo de nuestro sistema educativo.

Me surgen dudas y me produce desazón pensar si esto es sólo cambiar un libro por una pantalla o es realmente algo más, algo más realmente 2.0, si a los profesores (algunos de ellos tan noveles como los alumnos) se les apoya para que ayuden a los alumnos a descubrir las posibilidades de comunicación, de conocimiento e información que ofrece este nuevo mundo y cómo manejarse en ellos, si no lo saben ya.

No deja de sorprenderme en las noticias que leo y oigo que “por supuesto”, se ha restringido y controlado el acceso a “determinados” contenido “nocivos” para los alumnos… bufff, ¡Qué miedo!

Me preocupa si esas “restricciones” de acceso son más una comodidad del propio sistema que un avance hacia la sabiduría de la mano del famoso mundo 2.0, que todos escuchamos y en el que “hay que estar si o si” (Por ser benevolente con la sospecha).

… y por supuesto me encantaría saber los sitios donde pueden entrar desde esos ordenadores…

La verdad es que, aunque estoy preocupado por todo esto me tranquiliza un poco pensar que quizá los chavales a los que va dirigido, probablemente en algunos casos ya con cierta experiencia, puede que tengan más cabeza que nosotros y no nos necesiten demasiado para usarlo en su propio beneficio.

En definitiva, el tema de la eskola 2.0 me parece algo muy importante y con una gran trascendencia, al fin y al cabo nos jugamos el futuro de nuestros niños y niñas, de nuestra sociedad y probablemente muchas cosas más y me da la sensación de que es un cambio de medios (muy positivo, cómo no), pero no un cambio de actitudes y no se si para ese viaje necesitamos estas alforjas. Espero equivocarme (De nuevo).

Habrá que seguir la evolución, si puede ser desde dentro en el día a día más que desde las cúpulas políticas, que seguro que tendremos informaciones más realistas.

P.D.: Y de lo del trilingüismo ya iremos hablando, que también tiene tela la cosa,…

domingo, 7 de marzo de 2010

Empresas que creen en las Personas

El pasado viernes se “no-cerró” el taller de Co-escucha que durante cuatro jornadas se ha realizado desde el Departamento de Promoción Económica de la Diputación Foral de Bizkaia y en el que hemos participado consultores que nos dedicamos a intervenir en empresas de todo tipo, para facilitar y apoyar cambios que lleven a dichas organizaciones a poner en práctica nuevas formas de gestión, cuyo denominador común más importante es el de basar dichas nuevas formas en las personas que colaboran o forman parte de ellas.

Independientemente de los variados temas que han ido surgiendo en el transcurso del taller, el tema aparentemente más recurrente y que nos ha ocupado más tiempo a la hora de trabajar es la idea de “la creencia en las personas” como base de trabajo en aquellas organizaciones en las que participamos.

En nuestra “no-última” sesión del viernes, se planteó por parte de Alberto la pregunta de qué acciones, comportamientos o hechos propicia un líder que cree en las personas a la hora de gestionar sus equipos y esa pregunta me sigue rondando desde entonces.

Además de lo que ya se dijo, yo plantearía algunas cosas más, algunas de ellas ya de algún modo “tocadas” en el taller pero que me gustaría explicitar, tal vez con la idea de seguir trabajando en ellas en una nueva etapa de esta experiencia que hemos compartido y que hemos “no cerrado”.

Por eso me permito la osadía de plantear un pequeño decálogo de actitudes del líder que cree en las personas, desde mi experiencia y mi visión del mundo y de las empresas, que someto a vuestra consideración, consciente de que es un tema muy amplio y casi cada punto puede suscitar un simposio sobre su contenido.

Diría que un líder / facilitador / gestor / director / o cualquiera que sea la denominación que demos a alguien con responsabilidades con personas, si cree en las personas de su organización:

1. Considera a su equipo como un grupo de personas completas, en su totalidad y más allá de las competencias concretas por las que han sido contratados o por las que son remunerados, con sus inquietudes, su vida personal, sus objetivos personales, sus emociones y sentimientos, sus capacidades (A veces ocultas por ser otras las que pone en juego en el trabajo), etc.

2. Actúa en la convicción de que dichas personas deben poder ejercer su libertad, son capaces de hacerlo y en definitiva, son capaces de elegir en su vida personal y profesional lo que quieren, sus objetivos y sus fines, independientemente de que coincidan o no con los de la organización en la que trabajan.

3. Confía en que éstas son capaces de asumir las responsabilidades concretas del puesto que ejercen, por lo que no es necesario el ejercicio del tradicional “control” de la actividad de esas personas y la actuación del líder demuestra su actitud en este aspecto.

4. Utiliza la delegación como un instrumento de mejora tanto de la organización como de las personas que la componen, ya que supone crear un escenario de empoderamiento donde la toma de decisiones es un hecho natural y lógico en el contexto del trabajo en equipo.

5. No ejerce el miedo como herramienta de cohesión de las personas con la misión o visión definida y el error es considerado una oportunidad para aprender algo más y crear un nuevo peldaño al que subir en el escalón de la mejora de la empresa y las personas que colaboran.

6. Primero se lidera a si mismo y no pide de los demás lo que el no es capaz de ejemplificar en cuanto a actitudes, comportamientos y disposiciones independientemente de la divergencia en responsabilidades que cada puesto que se ejerce en la organización tenga.

7. Tiene como un objetivo prioritario la inclusión de las personas en la organización, más allá de que estas puedan tener objetivos divergentes o su aportación actual en la organización no se entienda de momento como satisfactoria o adecuada. El mérito de su modo de gestionar también está en la capacidad de implicar y aunar voluntades y objetivos, incluso de los más alejados.

8. Crea espacios para el diálogo y confrontación de ideas y opiniones en ambiente no sujeto a presiones, represalias, etc. y en cualquier caso tiene vocación de servicio a la gente con la que trabaja, con la idea de ser un facilitador del trabajo y el crecimiento de los demás y facilitando la información y el acceso a ella de modo abierto.

9. Es un profesional que no tiene por qué saber más que los demás, que se esfuerza en facilitar el desarrollo de los equipos, que es consciente de su sustituibilidad y no indispensabilidad desde el primer momento y trabaja para ser prescindible, aunque pueda resultar paradójico.

10. El líder que cree en las personas ejerce esta creencia en todas las facetas de su vida, es una condición previa a cualquier otra competencia necesaria para ejercer su liderazgo y más allá de otras responsabilidades el ejercicio de su labor va siempre ligado a esta actitud.

No pretendo con este decálogo abarcar todas las posibles características a definir, que podrían ser sin duda muchas más o diferentes, aunque sí plantear un “estilo” en el que creo, que he visto plasmado en algunas ocasiones (Pocas por desgracia), que he intentado ejercer en la medida en que me ha tocado liderar y que creo es una de las pocas alternativas que hoy en día se me ocurren para conseguir una transformación real de las organizaciones en equipos de personas que creen en las personas, en sí mismas y en los demás con los que colabora en su trabajo.

viernes, 26 de febrero de 2010

Inteligencias Emocionales

Ya ha bajado el nivel de adrenalina y va quedando el poso “real” de una interesante mañana de trabajo intenso y “emocional” en “nuestra” sede (Ya es como nuestra casa) del Consorcio de Inteligencia Emocional de Innobasque.

Para quien no lo sepa, nos juntamos desde hace un tiempo un grupo de personas interesadas en el área de la Inteligencia Emocional, preocupados por expandir y popularizar –en el más amplio sentido de la palabra- la importancia en nuestras vidas personales, sociales y laborales de las Competencias integradas en una de nuestras “Inteligencias” –suponiendo que fuera tan fácil la separación entre varias y a modo de explicación sencilla-: la Emocional.

Una definición tan amplia del grupo y su objetivo, pudiera llamar a pensar que nos pasamos las reuniones hablando “del mar y los peces” y pocas cosas prácticas, concretas o resolutivas vamos poniendo encima del tapete de juego.

Nada más lejos de la realidad. A estas alturas podemos decir que se están materializando interesantes proyectos (Además de los que ya están incluso en fases finales de realización y publicación) y el Consorcio tiene una interesante e intensa vida, entre caótica y superorganizada, espontánea y controlada, emocional y racional.

No me extenderé en temas como el Barnetegi Emocional, el grupo de Coaching (Recién formado y ya con un par de objetivos muy potentes en ciernes), los temas de investigación seria y rigurosa de Javi en Gasteiz en el tema de Exclusión Social, el proyecto de Emprendedores de Nekane y Lorena,… u otras muchas cosas de las que ayer hablamos en nuestra reunión de trabajo.

Mención aparte nuestro amigo Dioni y su equipo, que nos obsequió con un hamaiketako maravilloso compuesto por obras de arte en forma de fruta, que dio además colorido a la ya de por sí variopinta representación de personas en la reunión y que a los que no fuimos a su primer World Fruit nos hizo tener cierta envidia de aquel encuentro de Septiembre del año pasado.

En cualquier caso y por encima de las aportaciones y los trabajos personales de cada uno o de cada equipo, se respiró un ambiente de cambio, de transformación e innovación personal, de trabajo, de inteligencia emocional e inteligencias emocionales interactuando,… de modo que ya hemos empezado a demostrar que es ciertamente un nuevo camino para crecer, mejorar y cambiar las cosas, que estamos construyendo un mundo un poco mejor desde una perspectiva y una metodología diferente, que nace de la colaboración real, desde la propia vivencia de lo que proponemos y desde el compromiso personal individual y de equipo de trabajo que llegará a construir,… ya lo estamos haciendo de hecho, una nueva realidad mucho más grande que la suma de los que la componemos.

… y a mí me da que por este camino, aunque pueda haber otros, no vamos mal, ¿No os parece?

lunes, 15 de febrero de 2010

Libertad

Asisto desde hace tiempo a algunos foros donde se plantean nuevas formas de hacer las cosas, nuevos modos de trabajar, visiones diferentes de las organizaciones, del trabajo, de las relaciones personales y laborales, recetas mágicas de nuevo cuño, viejas ideas vestidas de nuevo, conceptos y conceptualizaciones sorprendentes y atractivas, estilos de liderazgo diversos, etc., etc.

En cualquier caso, como ya me habréis oído/leído, ideas, teorías, descripciones, todas respetables para mí si,… aunque me asalta una preocupación que tal vez ya haya traslucido en algunos de los post que llevo publicando este tiempo y que me viene a la mente casi en cada uno de los encuentros en los que participo de un modo u otro.

Incluso en temas relacionados con el Coaching, que, como sabréis ya, busca un desarrollo integral de la persona y de sus relaciones, asisto a veces atónito a una suerte de teorías, metodologías, plannings o proyectos en los que se pone encima de la mesa un cambio, una nueva visión, un nuevo planteamiento, un nuevo estilo,… que me asustan un poco,… os cuento:

La pregunta que casi siempre me viene a la cabeza es ¿Y si el sujeto de la intervención no quiere “ser intervenido”?, ¿Y si estamos diciendo a las personas lo que es bueno para ellas sin tener en cuenta lo que ellas sienten y piensan?, ¿No estaremos dando “todo para el pueblo, pero sin el pueblo”, en una nueva variedad de Despotismo Ilustrado del siglo XXI?

Y la verdad, me asusta que quienes claman contra el uso del vocablo “recursos” para calificar a los “humanos”, luego planteen un método de trabajo que está basado en los humanos pero sin contar con ellos, no porque no respete sus ideas, sino porque enmascaren algo diferente a lo que parece a primera vista.

En las organizaciones en las que intervenimos, como Coaches, formadores o consultores, a veces corremos el peligro de considerar a las personas como entes incapaces de decidir por sí mismos –si, el tipo de trabajo y relación ha cambiado, sin duda en las empresas, ellos tienen el conocimiento, pero siguen sin tener el poder de decidir-

Y aquí entramos nosotros, “los que sabemos qué te conviene”, los que decidimos qué tiene que ser tu futuro y los que te anunciamos a bombo y platillo que o nos haces caso o te espera un futuro muy complicado y tu empresa acabará hundida,… así que por la cuenta que te tiene, haz Coaching, cambia tus relaciones en la fábrica o fórmate en habilidades sociales –aunque ya las tengas-, porque es lo que yo decido que te conviene y si no,… no te voy a echar,… pero tu sabrás lo que haces…

Y a mi me preocupa cómo potenciar a las personas que deseen mejorar, cómo ayudar a que los adultos se puedan comportar como tal, que puedan elegir, que sepan lo que se cuece en el organigrama “por encima de ellos”, que tengan la potestad de decidir por ellos, que puedan ser “El dueño de su destino y el capitán de su alma” que diría Morgan Freeman en Invictus.

Y esa es mi guerra, como decía una buena amiga: “jugando al juego que haya que jugar”, para poder ayudar a transformar a las organizaciones a favor de las personas y lo que quieran SER, de lo que las personas decidan que quieren que sea su vida, que no es un camino de rosas, que la libertad da miedo como diría Fromm, que poder elegir da miedo, crea inseguridades, vértigo vacío, soledad,… pero que hay que propiciar la oportunidad para elegir,… aunque sea para decidir no elegir, si.

No voy a utilizar el miedo, la crisis el futuro negro o la bolsa para justificar lo injustificable, no quiero. Aprovechemos las situaciones para estar mejor, crecer más, decidir, ejercer de adultos y decir “no” si lo consideramos oportuno y adecuado.

Probablemente el camino sea el desarrollo de la libertad, que cada uno podamos elegir lo que queremos y lo que no, que todos los adelantos, todo el desarrollo, toda la tecnología, la capacidad de comunicación, la globalización o la glocalización, nos sirvan para ser más nosotros, de cualquiera que sea la forma que lo entendamos.

…. y queridos amigos, esta es mi guerra utópica, mi norte y mi “Marca Personal” como se dice ahora.

¿Y el tuyo?

viernes, 5 de febrero de 2010

Xenofobia Consultoril

Esta vez no me voy a extender demasiado, porque no se siquiera si realmente deseo que leáis esto,… me da que va salir en plan negativo y que no me voy a sentir demasiado orgulloso, pero necesito expresarme.

Sirva el símil semántico del título del post para, tal vez de un modo excesivamente extremista –intentando generar conciencia/reflexión/debate- llamar la atención sobre un hecho que me ha hecho reflexionar bastante durante esta semana.

He asistido atónito a un cierto desprecio (O así me lo ha parecido a mi) no se muy bien si personal, profesional o teórico por parte de unos consultores frente a otro/s, con calificativos curiosos y descalificaciones basadas en ideas extraídas del contexto, incluso a veces no escuchadas directamente.

No me voy a extender más, puesto que no soy yo el protagonista de las historias, ni quiero serlo y cada uno ya sabrá de sus palabras y de sus silencios… y además no quiero caer en lo mismo que estoy denunciando, ya me entiendes.

Solamente quiero constatar que en cualquier caso, si nos pasamos la vida hablando de la importancia de las personas, del enpowerment, el respeto, la consideración del otro en las organizaciones en las que trabajamos, intervenimos o asesoramos, creo que como dice Robert Dilts, tal vez deberíamos empezar por “liderarnos a nosotros mismos” y ser ejemplo de lo que preconizamos.

Siento no estar de acuerdo con algunas tendencias pero en cualquier caso respeto las teorías, las conceptualizaciones, los modos de darlas a conocer y sobre todo respeto a las personas que de algún modo –por muy erróneo que a mi me parezca- tienen una mínima intención de mejorar el mundo… y creo que si no es así,… poco vamos a poder hacer para SER una humanidad mejor.

Nota: No me apetece ilustrar este post con una bonita foto porque no debería tener que haberlo escrito, espero que me perdonéis.

domingo, 31 de enero de 2010

El Enfoque Único

Hace días que me ronda este post por la cabeza y hoy me he decidido a materializarlo en palabras, aunque tengo cierto miedo a no saber expresaros la gran importancia que concedo a lo que intento transmitir.

Tengo hace tiempo la sensación de que nos estamos transformando en un mundo maniqueo de buenos-malos, estas conmigo-estas contra mi, rebates mi idea-estas de acuerdo y todos los ejemplos y etcéteras que se os puedan ocurrir.

En muchos de los foros en los que últimamente participo –que afortunadamente son varios, interesantes, ricos y variados- tengo la sensación de que andamos buscando verdades absolutas que nos acaben permitiendo afirmar nuestras autenticidades frente a los “errores” de otros.

Modelos organizativos, tipos de inteligencia, posturas frente a lo nuevo y frente a lo tradicional, estilos de liderazgo, incluso escuelas de Coaching, nos vamos colando en un mundo en el que lo que yo concibo, conceptualizo, teorizo y practico es lo que vale para explicar la realidad y lo demás es error, equivocación, retraso, cuando no mala intención o intento de perpetuarse y confundir al otro.

Y tal vez, sólo tal vez, puede ser que acabe ocurriendo que gane quien gane en esta guerra de predominancia vamos a salir perdiendo todos, porque al final la tendencia al pensamiento único acabará matando la creatividad, la libertad, la libre opinión (Y elección) de cada individuo o grupo, en definitiva,… tal vez estamos cambiando para seguir igual.

Quizá seria un ejercicio interesante ponerse en el lugar de quien defiende el error, contar con el que no está en mi línea o adscribirse a esa escuela que no es de “mi cuerda”,… tal vez el intentar ver el mundo desde los ojos del otro nos ayude a comprender que la realidad es múltiple, los modelos son variopintos o incluso no son, los paradigmas son millares y la opiniones verdaderas son tan numerosas como sus poseedores, porque si no, corremos el riesgo de pasar de una dictadura a otra, de un despotismo ilustrado a otro, de una democracia mayoritaria y minimizadora de la minoría a otra,.. etc.

Y me preguntarás querido lector –si has conseguido llegar hasta aquí sin cambiar de blog-, ¿Entonces?, ¿Dónde está lo correcto, la verdad, el camino acertado, el objetivo certero?.

Lo que yo creo -probablemente diferente a lo que tu crees, afortunadamente- es que todos tenemos un trozo de la verdad y que es probable que nunca la podamos tocar si nuestro enfoque no va variando como el faro barre el horizonte para ver la dimensión del vasto mar y creo también que escuchar sin rebatir es respetar aunque no se esté de acuerdo y que buscar lo que nos une y no lo que nos separa es un buen camino para resolver los problemas y que analizar los defectos y tener un plan de acción para solucionarlos es darle demasiada importancia a los defectos y que tal vez sería más rico y práctico analizar las virtudes y mirar hacia el futuro con la esperanza de utilizarlas en el avance y la mejora individual y por ende grupal, sean cuales sean los grupos en los que participas e independientemente del objetivo que te marques.

En definitiva, enfocar la vida desde varios ángulos, ser capaz de vivir en la incertidumbre de la contradicción, poder SER variado y diverso, no tener carnet de nada y estar comprometidos en muchas cosas tal vez nos de respuesta a muchas problemas que nos rondan desde hace muchos siglos y tal vez nos ayude a potenciar el SER de las personas y los equipos, que siempre se enriquece con la opinión y el saber de los demás y tal vez,… sólo tal vez colaborar –frente a competir- nos ayude a dar el salto hacia una sociedad post-crisis más rica en el SER y menos en el tener (Aunque sean títulos universitarios o grandes conocimientos)… que me da a mi que es lo único que nos va a ayudar a salir de la famosa crisis un paso más adelante y no volviendo atrás a lo que ya ha fracasado.

Por qué no probar a escuchar al diferente, sin contraargumentar acerca de sus convicciones, sólo intentando aprehender su idea, su emoción, su convicción, su SER, más allá de esa idea que quizá no comparto,… por qué no llevarme en la mochila sus teorías y sus argumentos y de paso aprovecharlos para comprender-le un poco más …. ¿Lo intentamos a ver en qué acabamos?

viernes, 15 de enero de 2010

La “vuelta al cole” y la Pirámide de Maslow

¡Feliz Año nuevo a todos!

Después de unas largas vacaciones blogueras, vuelvo de nuevo al “cole”, a mi rincón para seguir hablando de nuestro Coaching, nuestra Inteligencia Emocional y de nuestras vidas en general, que no dejan de ser lo mismo.

Nuevo año, viejos temas, nuevos proyectos, nuevas personas, algunas preocupaciones antiguas y otras que se van sumando, problemas resueltos y nuevos retos, nuevos propósitos y cambio,… como siempre muchos cambios en el horizonte.

Y en esta tesitura uno, que no es especialmente original, le da una vueltita el 1 de Enero a eso del nuevo año y los famosos propósitos para los próximos 365 y 6 horas (Por eso lo del bisiesto cada cuatro).

La familia ha aumentado y va a aumentar más en los próximos días, con lo que hay algunas nuevas circunstancias que se suman a la vida diaria y que en cualquier caso son buenas e ilusionantes y un motivo más para intentar mejorar aún más las relaciones y el entorno personal-emocional (… ya empiezan los propósitos del 2.010).

Luego llega lo más prosaico,… aquello de la supervivencia y las necesidades básicas que explicaba nuestro admirado Abraham Maslow en la base de su pirámide,… que seguimos “de crisis” y esto no tiene buena pinta en el corto plazo,… y hay que ganarse las alubias todos los días,… y más si cabe en esta profesión en la que cada mes empiezas casi de cero y la incertidumbre suele ser un compañero de viaje habitual para las humildes micropymes.

Y en esta reflexión me ando, cuando me doy cuenta que no, que no puedo hacerle caso a mi querido Abraham, que no puedo dejar de lado la parte alta de mi pirámide, que si sólo estoy a la “respiración-alimentación-descanso-homeostasis” (El tema del sexo ya lo he dejado por imposible ;-) no comment) va a ser un paso atrás y no, yo no quiero ir por ahí.

Con permiso de nuestro sabio, se me ocurre que este año voy a trabajarme mi “Cubo de Maslow”, otro cubo imposible donde la jerarquía de mis necesidades sea algo menos fija, que en un principio todas estén en el mismo plano de importancia y según la cara que esté boca arriba priorizaré.

Todas las caras van a ir pasando por esa posición: la salud, la moral, el afecto, la amistad, el autorreconocimiento, el respeto, la aceptación, la creatividad, la espontaneidad,… en definitiva: fisiología, seguridad, afiliación, reconocimiento, autorrealización y alma, todo remando en la misma dirección e intentando cubrir un poquito todas, cada cosa a su tiempo sin dejar de lado las demás, aunque en algún momento preocupen más unas que otras.

Y este es mi propósito para 2.010, seguir creciendo para SER mejor, superar las dificultades con una sonrisa en los labios, aumentar mi “Cariño Circulante” y trabajar mi “Cubo de Maslow”.

Así que a seguir trabajando-nos y que todos tengamos un año emocionalmente más inteligente, donde nos lideremos un poco más a nosotros mismos y consigamos estar más tiempo en nuestras zonas de excelencia que el año pasado.

Que seas feliz