jueves, 26 de noviembre de 2009

Ie+Dp+ip

Que potenciar el I+D+i en nuestro tejido empresarial es algo fundamental para seguir adelante y subirnos a los carros que el mundo va poniendo en marcha es, desde mi punto de vista algo incuestionable o al menos, a día de hoy nadie lo discute y no seré yo quien lo haga.

De hecho cabe destacar todas las iniciativas que en materia de innovación se están desarrollando en este país nuestro para convertirnos en vanguardia de Europa e incluso un buen referente a nivel mundial, como el caso de Innobasque, a quien nadie puede negar el esfuerzo en ese sentido, con resultados más que notables si hacemos caso a sus comunicaciones y a los eventos en los que tiene un papel destacado.

No obstante y sin quitar ni un ápice a lo anteriormente dicho, vuelvo a “arrimar el ascua a mi sardina” y tengo que deciros que desde mi punto de vista hace falta bastante más para ser lo que queramos ser.

En esa línea y fundamentándome tanto en mi experiencia como en los innumerables eruditos y sabios del mundo de los Recursos Humanos y las Personas que he tenido la ocasión de estudiar y/o conocer, concluyo que necesitamos completar –con especial responsabilidad aquellos que nos dedicamos a ayudar a las personas- ese paradigma de I+D+i, indudablemente valioso.

Y os propongo un paradigma paralelo, tal vez perpendicular o en Ishikawa no lo sé; pero en cualquier caso desde mi punto de vista complemento imprescindible y que podremos visualizar como Ie+Dp+ip y me explico de modo sencillo (Si hace falta más desarrollo prefiero que lo hagamos delante de un café o una cerveza y ya te lo cuento).

Ie: Llamémosle Investigación Emocional, autoinvestigación emocional o desarrollo de la inteligencia emocional de cada uno de nosotros, en lo que tiene que ver con el individuo que se enfrenta a un mundo constantemente en cambio y en el que la habitual tendencia del ser humano al no-movimiento y la estabilidad (Léase puesto de trabajo para toda la vida, casa para siempre e hipoteca perenne,…) choca con un mundo que camina por otros derroteros y de otro modo.

Es por ello que no vamos a poder avanzar demasiado si no investigamos nuestras aptitudes emocionales, nuestros dominios emocionales y sus competencias asociadas, que son al fin y al cabo nuestras aptitudes para enfrentar la vida que tenemos por delante.

Dp: Desarrollo Personal. Indudablemente, si se desarrolla la técnica, si lo tecnológico alcanza un ritmo de cambio y desarrollo impresionante en este nuestro maravillosos siglo XXI, si lo social, la comunicación, las redes sociales, el tipo de relación que las personas tienen con sus trabajos, sus empresas, la producción y un largo etcétera de paradigmas se desarrollan y van cambiando el perfil social, deberemos sin ninguna duda, preocuparnos especialmente del agente final de todos esos cambios, que es la Persona y a cuyo desarrollo interior debemos dedicarnos; no sólo en cuanto al tener (Más conocimiento, o un talento mas a flor de piel o cualquier otra adquisición tan fundamental hoy en día) sino al SER, un ser que debe vivir, sentir, responder, ser proactivo, desde su propia concepción de sí mismo y del mundo, desde una estabilidad inestable y adaptativa a más no poder, desde un auto-modelo que ya no puede ser para vivir como el de nuestro abuelos, con pocas creencias y valores diferentes desde el inicio hasta el final de la vida.

Por tanto creo que es fundamental atender, sin ninguna duda al menos para mi, al Desarrollo Personal interno del “alma” (No en un sentido religioso) de los individuos, de los protagonistas, de las Personas.

ip: Qué decir de la Innovación Personal. Aquí ya alguno más estará de acuerdo conmigo que no podemos ni siquiera pensar en innovación en este nuestro mundo social, global y tecnológico sin darnos cuenta de que la innovación pasa por cambiar paradigmas muy íntimos y personales, conceptos educativos imbuidos en nuestras formaciones más o menos tradicionales y que hoy en día siguen vigentes en nuestros sistemas de enseñanza en gran medida.

Conceptos tales como la colaboración en el mundo de la empresa, el desarrollo sostenible, la economía justa, las relaciones en y fuera del ámbito laboral y cualquier otro ámbito de innovación en el que podamos pensar exigen a mi entender, un proceso inmensamente extendido de Innovación íntima, de cambio de paradigma, de creencias, ya no sólo de actuaciones, sino de actitudes, valores, misiones, visiones,… personales.

No os quiero aburrir con un discurso más extenso al respecto, pero creo que con esto os podéis llevar una pincelada de lo que puede ser una interesante línea de trabajo para mi, allá donde la I+D+i esté presente.

No quiero dejar en el tintero en cualquier caso, que este planteamiento que os hago, pasa fundamentalmente por el desarrollo de una cualidad que considero fundamental para cualquiera de nosotros y de la que ya me habéis oído hablar o respecto a la que ya me habéis leído en innumerables ocasiones: La introspecciónautoconocimiento,… pero eso será “harina” de otro post.

martes, 24 de noviembre de 2009

Emocionalidad

Estos días ando con la emocionalidad revolucionada,… algunos encuentros muy deseados, otros sorprendentes, acontecimientos familiares varios que se acercan,… todo ellos en una vorágine de emociones en la que a veces perdido, a veces abrumado, a veces feliz y a veces triste, me encuentro estos últimos tiempos y que sin ser preocupantemente ciclotímica,… la verdad es que no me agrada demasiado.

Además, hoy tengo un par de reuniones importantes para mi, más que profesionalmente, emocionalmente importantes, estoy un poco nervioso, pero deseoso de que llegue el momento, necesito ver cosas nuevas, necesito moverme hacia otros lugares, estoy en ese punto en el que necesito dar un paso hacia delante. Quiero tomar decisiones y quiero hacerlo con la cabeza templada, ni demasiado fría ni muy caliente, para que me entiendas, arriesgando para ganar pero con reflexión.

Tengo que hacer caso a mi cabeza y tengo que hacer caso también a mi corazón y a mis tripas -mis mejores consejeras-, reconocer mis emociones, “verlas” y utilizar todos mis recursos emocionales para sacar el mejor partido a mi inteligencia,… y hacer caso también a mi cuerpo, que hace tiempo que me está queriendo decir algo,…

Hoy tengo que “alinearme”, conciliar mi alma y mi ego, mi razón y mi emoción, mi energía “Strong” con mi energía “Soft” y mi “Light”, mi fuerza, mi mente cognitiva, somática y relacional, a ver si consigo entrar en “mi zona” de excelencia,… hace tiempo que no me veo y necesito recuperarla.

Esta semana van a pasar cosas importantes, quiero decidir cosas importantes, quiero hacer cosas importantes,…

Vamos a ello.

viernes, 20 de noviembre de 2009

Día Universal del Niño

Soy de los que cree que cuando hay que instaurar un “día de” algo o alguien es para intentar paliar una enfermedad grave de nuestra sociedad y no suelen servir para mucho en general, por lo que no me suelen gustar esas efemérides.

No obstante, hoy es el Día Universal del Niño y creo que la ocasión merece que nos acordemos de sus Derechos tantas veces pisoteados en todo el mundo, por lo que os transcribo una bonita lectura de Fundación Ciudadanía de los principios de la Declaración de los Derechos del Niño:


Principio 1
Los niños pueden ser de razas distintas, hablar lenguas distintas, tener religiones distintas, ser ricos o pobres, pero todos tienen los mismos derechos.

El niño disfrutará de todos los derechos enunciados en esta Declaración.
Estos derechos serán reconocidos a todos los niños sin excepción alguna ni distinción o discriminación por motivos de raza, color, sexo, idioma, religión, opiniones políticas o de otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento u otra condición, ya sea del propio niño o de su familia.

Principio 2
Las leyes y las instituciones deben proteger a los niños y procurar que tengan lo necesario para crecer como personas en todos los aspectos: En inteligencia, físicamente, en su relación con los demás, etc.
Se les debe respetar y conseguir que vivan en un entorno saludable, en el que se respete su libertad y su dignidad.

El niño gozará de una protección especial y dispondrá de oportunidades y servicios, dispensado todo ello por la ley y por otros medios, para que pueda desarrollarse física, mental, moral, espiritual y socialmente en forma saludable y normal, así como en condiciones de libertad y dignidad. Al promulgar leyes con este fin, la consideración fundamental a que se atenderá será el interés superior del niño.

Principio 3
Cuando un niño nace tiene derecho a tener un nombre y una nacionalidad.
Tener una “nacionalidad” significa ser de algún país.

El niño tiene derecho desde su nacimiento a un nombre y a una nacionalidad.

Principio 4
Los niños tienen derecho a recibir la atención y los cuidados necesarios para su salud.
Los niños y sus madres deben recibir cuidados especiales, también durante el embarazo.
Cuando los niños nacen son muy pequeños y se les debe cuidar mucho.
Los niños deben poder comer, jugar y vivir en una casa.
También deben poder ir al médico cuando están enfermos.

El niño debe gozar de los beneficios de la seguridad social. Tendrá derecho a crecer y desarrollarse en buena salud; con este fin deberán proporcionarse, tanto a él como a su madre, cuidados especiales, incluso atención prenatal y postnatal. El niño tendrá derecho a disfrutar de alimentación, vivienda, recreo y servicios médicos adecuados.

Principio 5
Los niños discapacitados deben recibir la educación y los cuidados especiales que necesiten.

El niño física o mentalmente impedido o que sufra algún impedimento social debe recibir el tratamiento, la educación y el cuidado especiales que requiere su caso particular.

Principio 6
Los niños deben crecer como personas.
Para crecer como personas necesitan que quienes viven a su alrededor les quieran y que les comprendan.
Lo mejor para ellos es que vivan con sus padres en una familia que les quiera, les cuide y pueda mantenerlos.
A los niños muy pequeños no se les debe separar de sus madres.
Algunos niños no tienen familia.
Los gobiernos deben cuidar de ellos.
Es conveniente que las familias con muchos hijos reciban dinero del Estado para poder cuidar mejor de ellos.

El niño, para el pleno y armonioso desarrollo de su personalidad, necesita amor y comprensión. Siempre que sea posible, deberá crecer al amparo y bajo la responsabilidad de sus padres y, en todo caso, en un ambiente de afecto y de seguridad moral y material; salvo circunstancias excepcionales, no deberá separarse al niño de corta edad de su madre. La sociedad y las autoridades públicas tendrán la obligación de cuidar especialmente a los niños sin familia o que carezcan de medios adecuados de subsistencia. Para el mantenimiento de los hijos de familias numerosas conviene conceder subsidios estatales o de otra índole.

Principio 7
Los niños deben recibir educación.
La educación básica debe ser gratuita y obligatoria para todos los niños.
La educación debe servir para que los niños aprendan a ser personas mayores, responsables y dispuestos a ayudar a los demás.
Los padres son los principales responsables de la educación de sus hijos.
Los niños deben poder jugar.
Conviene que sus juegos les ayuden a formarse como personas.

El niño tiene derecho a recibir educación, que será gratuita y obligatoria por lo menos en las etapas elementales. Se le dará una educación que favorezca su cultura general y le permita, en condiciones de igualdad de oportunidades, desarrollar sus aptitudes y su juicio individual, su sentido de responsabilidad moral y social, y llegar a ser un miembro útil de la sociedad.
El interés superior del niño debe ser el principio rector de quienes tienen la responsabilidad de su educación y orientación; dicha responsabilidad incumbe, en primer término, a sus padres.
El niño debe disfrutar plenamente de juegos y recreaciones, los cuales deben estar orientados hacia los fines perseguidos por la educación; la sociedad y las autoridades públicas se esforzarán por promover el goce de este derecho.

Principio 8
En cualquier situación, especialmente si hay algún peligro, los niños deben ser de los primeros en recibir ayuda.

El niño debe, en todas las circunstancias, figurar entre los primeros que reciban protección y socorro.

Principio 9
Nadie debe abandonar a un niño, ni tratarlo de forma cruel.
Los niños no se pueden comprar y vender como si fueran una mercancía.
Está prohibido que los niños muy pequeños trabajen.
Cuando son mayores pueden trabajar, pero solo en trabajos que no sean malos para su salud.

El niño debe ser protegido contra toda forma de abandono, crueldad y explotación. No será objeto de ningún tipo de trata.
No deberá permitirse al niño trabajar antes de una edad mínima adecuada; en ningún caso se le dedicará ni se le permitirá que se dedique a ocupación o empleo alguno que pueda perjudicar su salud o su educación o impedir su desarrollo físico, mental o moral.

Principio 10
Nadie puede discriminar a un niño.
‘Discriminar’ significa tratar mal a alguien solo por ser diferente a mi.
Los niños deben aprender que cuando sean mayores deberán ayudar a los demás.
También deben aprender a respetar a los demás y a vivir en paz con todo el mundo.

El niño debe ser protegido contra las prácticas que puedan fomentar la discriminación racial, religiosa o de cualquier otra índole. Debe ser educado en un espíritu de comprensión, tolerancia, amistad entre los pueblos, paz y fraternidad universal, y con plena conciencia de que debe consagrar sus energías y aptitudes al servicio de sus semejantes.

¿Es una amenaza?

En la línea habitual de calidad de trato al ciudadano (El que paga los impuestos, tasas y cuotas del ayuntamiento en cuestión es el que vive en el lugar y espera que lo que paga rinda en su beneficio), me encuentro en mi barrio el cartel que os reproduzco y que no he tenido por menos que fotografiar y enseñaros.

¿En nombre de quién?, ¿Por orden de quién?, ¿En base a qué?,… ¿Quién firma esto? Y si el domingo me quitan el coche y me lo deterioran en el traslado, ¿A quién reclamo?

Y mirad que llevo tiempo no queriendo que salga mi faceta de don erre que erre, pero es que esto ya pasa de castaño oscuro que dirían los más jatorras.

No solamente llevan años no dejándonos descansar a los vecinos de la zona durante muchos fines de semana al año, con insoportables tabarras megafónicas desde primera hora de la mañana sino que además los pocos lugares en los que uno puede dejar el coche sin molestar, los restringen (¿Quién exactamente?) para que tengas que cambiarlo de sitio a las 7 de la mañana.

Basta ya, por favor, basta de caciquismo, basta de marketing descarado y patético, basta de Contaminación Acústica propiciada y amparada por las autoridades (Que es tan grave o más que no reciclar la basura, señores garantes de nuestro planeta), POR FAVOR déjennos en paz, estoy convencido de que se puede correr sin molestar a nadie y si hay que hacer ruido construyan más polideportivos adecuados para ello.

A mi me puede interesar o no, déjenme elegir mi tiempo de ocio, de descanso, de deporte, de silencio,… POR FAVOR.

Muchas gracias.

martes, 17 de noviembre de 2009

Atención al Cliente

Esta mañana he sido testigo de un impresionante episodio de práctica de la Inteligencia Emocional a pie de calle que no puedo por menos que reseñar, máxime cuando tiene que ver con una de nuestras denostadas compañías de telefonía que tantas críticas reciben por parte de todos y por la mía por supuesto.

Desde hace tiempo presumo tener una necesidad técnica que me resulta imposible tratar por teléfono con el servicio de atención al cliente de mi compañía de siempre bien por barreras idiomáticas, bien por conocimientos técnicos (Soy lo que se llama un usuario avanzado en esas lides y casi siempre me atienden personas que conocen peor que yo sus propios productos y no saben contestar a mis preguntas), bien por mi incapacidad y progresivo cabreo a la hora de hablar con máquinas.

El caso es que nunca he podido llegar a ni a explicar ni a solucionar el tema y lo había dado ya por imposible,… o casi.

Cerca de mi oficina y enfrascado en mis planes para la semana, resulta que me encuentro una nueva tienda a pie de calle de esa empresa y no sabiendo muy bien por qué –probablemente porque la esperanza es lo último que se pierde- entré a preguntar por mi problema de siempre con el que no os voy a aburrir… a ver si con gente nueva hay nuevas soluciones.

Me encontré detrás del mostrador con una persona aparentemente un poco despistada, con cierta sensación de agobio (Estaba sola en la tienda y tenía varios clientes esperando), sin embargo la intuición me decía que merecía la pena esperar,…y para mi sorpresa, cuando me tocó mi turno ME ESCUCHÓ atentamente lo que le quería decir, incluso me hizo preguntas aclaratorias para tener más clara la idea que yo quería transmitirle.

Tras una detallada explicación de lo que ella podía decirme y de lo que no sabía y tenía que preguntar, decidimos vernos hoy de nuevo para ver que opciones me podía dar…

Hoy he vuelto, no con demasiadas esperanzas si soy sincero y nada más entrar me encuentro con un gesto de “reconocimiento” (Estaba atendiendo a otra persona) y una frase: “Ya tengo lo tuyo, si me puedes esperar te cuento”,… ¿Esperar?,… llevo meses, ¿Cómo no te voy a esperar?

En este periodo de espera ella sigue atendiendo a mi predecesor en la cola, un hombre de avanzada edad a quien lógicamente cuesta entender los trámites que tiene que realizar para poder volver a tener línea en un móvil casi desconocido para sus poco expertos dedos,… y tengo que decir que la paciencia infinita, la consideración y el respeto, diría más, el cariño con el que esta persona ha tratado a un cliente al que además no iba a cobrar nada, me han conmovido,… y no sólo a mi; el resto de las personas que estaban esperando en la cola como yo, en lugar de los habituales gestos de impaciencia o disgusto que se suelen dar en estos casos, tenían caras relajadas y tranquilas (Es mi interpretación pero creo estar en lo cierto)

Una lección de Inteligencia Emocional en la cola de una tienda de telefonía,… nunca se sabe,… ah, por cierto, las soluciones que me planteaba a mi problema me han parecido demasiado caras y me promete buscar otra opción y esta vez a ella… le creo.

Menos mal que aún creo en lo imposible,…

domingo, 15 de noviembre de 2009

Nuestra Voz

martes, 10 de noviembre de 2009

Innovación, Calidad y Excelencia

Hoy estoy un poco revolucionario y al hilo de la conferencia de ayer de John Kao en Donosti abriendo la semana de la Creatividad e Innovación, se me ocurren algunas reflexiones... un poco puñeteras, pero bueno, ahí van.

Mucha autoridad, mucho consejero, presidentes, luces, focos, “teles”, inauguraciones oficiales,... mal asunto, creo que aquí algo no va bien. Innovación, Cambio, Reforma o Revolución (Nótense las mayúsculas), no suelen ir junto a lo establecido, el poder, lo funcionarial, lo político... que tienden a perpetuarse “per se”, digo yo.

Además, se junta todo con calidad, calidad total, excelencia empresarial, premios de excelencia en la gestión,... = Control.

Aquí me vais a dar todos p´al pelo pero como de vez en cuando hace mi Querido Consultor Artesano, me apetece poner una idea revolucionaria encima de la mesa (O del blog, que lo mismo da) para tocar las meninges y ayudar a ver el vaso no medio vacío ni medio lleno, sino desde el culo, que es otra perspectiva.

De momento, siendo como somos país referente de todas esas cosas buenas según nos dijeron ayer, que sin duda lo somos y ha sido por el esfuerzo impagable de muchos -al César lo que es del César y vaya mi reconocimiento por delante- no veo yo que nuestra situación sea mucho mejor que la de los que están a la cola en todos esos parámetros,...

... sí, un poco mejor si, pero no se si el esfuerzo ha merecido la pena para el resultado (Daros una vuelta por las empresas y a ver que os cuentan, en la mayoría de las que yo conozco a mí se me cae el alma a los pies)

¿Por qué no innovamos en profundo, revolucionamos las cosas y mandamos a la porra el control, la gestión encorsetada, los números, los ratios, los certificados y las “Q” institucionalizadas, sean del metal que sean?

Propongo:
“L” de oro al Liderazgo Personal y al Aprendizaje Autodirigido
“L” de Plata al Líder aclamado por la mayoría de los trabajadores que hacen Equipo con él
“L” de Hojalata al Líder incapaz de mantener una buena relación con su gente (Y a la p... calle)
“I” de Oro al Equipo con Inteligencia Emocional (Se pueden dar cientos de premios el mismo año, en San Mamés, Anoeta y Mendizorroza caben todos, seguramente y si no se hacen dos actos)
“I” de Plata a la empresa que más vacaciones da, menos horas extras mete y más favorece la vida extraprofesional de sus trabajadores
“I” de Hojalata a la empresa que más gana y menos reinvierte

¡Ah!, por cierto, estos premios se podrán dar a cualquier tipo de empresa, aunque no la conozca nadie más que los que currelan en ella, sea del tamaño que sea y pertenezca o no a corporación, grupo o multinacional alguna.

Todo el mundo sabrá quien vota a quién y el jurado será popular y podrá participar todo el que quiera y será público y notorio.

Los premios serán:
Para Los “oros” un mes de cierre patronal con vacaciones pagadas para todos, para que aprenda la competencia
Para las “platas” 15 días en iguales circunstancias (Y a mejorar el año que viene)
Para las “hojalatas” una semana de trabajo extra, sin remunerar a nadie y sin rendimiento para la empresa (Y a darse vidilla para la próxima)

Y propongo una Semana Europea de la Gente Feliz en el Trabajo, donde se hable de Innovación Personal, Crecimiento, Madurez, Responsabilidad, Cooperación, Calidad de las Relaciones, Calidad de la Presencia Personal y Excelencia en el Trato entre las Personas,...

... que si conseguimos un alto desarrollo de todo esto en nuestras organizaciones, os aseguro que seremos referente mundial en todo lo demás también y además,... de buen rollo.

Nota: Y traemos a Paco para que nos de una conferencia, un encargado de una empresa que conozco, excelente persona, querido por todos y un Jefe ejemplar para su equipo que le adora y del que además se aprende un huevo sobre personas, equipos y relaciones estando con él 10 minutos,... y habla castellano y euskera y nos ahorramos la traducción simultánea y también comprarle un libro a la salida, que no ha escrito ninguno (¡Ah!, y toca el pandero como los ángeles).

lunes, 9 de noviembre de 2009

Las Multinacionales (Desde las tripas),...... suma y sigue de profesionales largados por la puerta de atrás

Nuevas noticias me llegan hoy lunes,... Iñaki, esta semana te llamará “Fulanito de Tal”, ya sabes el Director General de “Empresa S.A.” (Un gran cliente de muchos años), que por “circunstancias” va a dejar la empresa (En la que lleva 13 años),... ¡Otro más!

Fulanito de Tal hasta ayer era un gran Director, con una brillante carrera profesional en Empresa S.A., apreciado por la mayoría y reconocido por casi todos como el líder de la organización (Multinacional para más señas), que por “vaya usted a saber qué...” ya no cuenta con la confianza de “la multinacional” -denominación temida por muchos en este país nuestro porque últimamente suele venir asociada con malas noticias-

Y yo siempre me pregunto lo mismo, por qué y para qué. Por qué debe salir de la organización una persona valorada y bien considerada y para qué se realiza ese cambio en la empresa de turno,... a la primera pregunta me suelen contestar con alguna explicación, casi siempre vaga, poco convincente y que suena a mala justificación, de la segunda pregunta mejor no hablar,... entra dentro de los misterios de la “estrategia” de “multinacional”, aún más incomprensibles para mi que todo lo demás.

Y Fulanito de Tal me manda un correo, lleno de energía y vitalidad, con esperanza en un futuro mejor, con idea de contarme sus proyectos en una próxima entrevista que por supuesto tendré con él (No en vano también hago selección de personal y quiere estar en mi base de datos para “lo que pueda surgir”) y le siento esperanzado, un poco “tocado” por el golpe bajo de esa empresa a la que ha dedicado mucha vida y siente casi como suya, pero con ánimos para encontrar esa oportunidad nueva en la que ser más feliz.

Lo siento “Fulanito de Tal”, intentaré ayudarte en lo profesional y en lo personal si lo necesitas,... que eso no se hace, ¡hombre!

Y una última reflexión: ... y digo yo, si las Américas, lo anglosajón, lo multinacional, los grandes gigantes del pensamiento vanguardia en Recursos Humanos (Sí, yo todavía uso el término y por eso no denigro a nadie, que los recursos más importantes que uno tiene son los que forman parte de su humanidad), son los que está en la avanzadilla de la nueva gestión basada en las personas y los equipos altamente eficaces y humanos, ¿cómo llevo tanto tiempo re-conociendo empresas de aquellos lares tan analfabetas emocionalmente y tan poco Humanas?,...

Estoy hecho un lío,...

viernes, 6 de noviembre de 2009

Objetivos, objetivos, objetivos,...

Difícilmente nos planteamos hacer un viaje, sin la idea de dónde queremos llegar. Una vez decidido el destino, nos vamos planteando cuándo, cómo, qué medio vamos a usar,...

Y desde ese momento empezamos a disfrutar de los preparativos del viaje, revisamos el coche o compramos el billete de tren o de avión, vamos pensando en la maleta, qué vamos a necesitar, incluso compramos alguna cosilla que prevemos necesaria, planificamos lo que vamos a hacer: alguna excursión, conocer sitios cercanos a nuestro destino,...

Hasta aquí, lo normal,... ¿No? pero os planteo un par de reflexiones si os apetece:

¿Qué pasa con nuestro viaje más importante, el viaje de la vida? Probablemente en muchos casos nuestra manera de plantearnos este viaje no se parece demasiado a lo anteriormente descrito.

Aparentemente no hay un destino claro, no hay un horizonte al que podamos ir acercándonos, no suele haber un objetivo -o varios- claramente pensado, deseado, especificado, verbalizado, visualizado.

Vivimos porque vivimos, “bastante tengo con lo que tengo como para filosofar”, a veces con la sensación de andar como gallinas sin cabeza, dándonos una y otra vez contra las mismas paredes.

Y no digamos nada respecto al mundo de la empresa y las organizaciones en general,... cuando planteas en algunos casos la pregunta fatal: ¿Cuáles son los objetivos de la organización?, la mayoría de las personas se quedan mirando como las vacas al tren,... nunca me lo he planteado, ni sé si la empresa lo ha hecho.

Probablemente hablamos con una organización plagada de carteles de la misión, la visión, los certificados de calidad por las paredes, el credo para los clientes y proveedores, etc. y sin embargo los que la hacen funcionar no saben muy bien para qué, más allá de dar de comer a la familia que ya es objetivo suficientemente importante.

Para qué, es la pregunta clave, es la que nos pone en el camino, es la que nos da sentido, es la que nos alinea las acciones, con los valores, las creencias y lo que queremos hacer en este mundo.

Cuando en cualquiera de los ámbitos en los que nos movemos, somos capaces de plantearnos el “para qué”, surgen los caminos, se aclaran las nieblas y comienzan a tener sentido muchas cosas.

Un vida con un para qué, una empresa con un objetivo, una relación con un horizonte, dan sentido, enriquecen y, de hecho, solamente el planteamiento y la visualización del final del camino, del horizonte, del objetivo, del para qué en definitiva, es por sí mismo más motivador que cualquier otra cosa y si no probadlo.

Pongámonos a ello entonces, pensemos, planteemos nuestro camino, veamos nuestros objetivos, modifiquémoslos si nos van surgiendo “paradas” interesantes o nuevos senderos en el viaje, en cada acción preguntémonos ¿Para qué?,... tomemos tiempo para decidir nuestro destino o ¿No os parece lo suficientemente importante?

Os dejo un interesante video de mi apreciado José Pedro que tiene mucho que ver con éste post.

lunes, 2 de noviembre de 2009

El pensamiento rumiante y el autoconocimiento

Hace un par de días, visitando a una buena amiga, recordé sus primeros síntomas de depresión que ella calificó acertadamente como “pensamiento rumiante” y que le hacían sufrir en gran medida.

No me extenderé en temas más o menos científicos, pero en definitiva no hacía más que describir ese juego interno que en ocasiones nos llena de culpas, remordimientos, auto-juicios y toda suerte de ideas que vuelven de modo recurrente para hacernos pasar malos ratos por haber cometido una equivocación, haber tomado una decisión errónea, acometer un trabajo que no sacamos adelante, sufrir problema que no sabemos solucionar...

Más allá de los casos en los que la cuestión pasa a ser una patología y es necesario tratar el momento de crisis de modo estrictamente terapéutico antes de cualquier otra cosa, este tipo de pensamientos, en algunos casos antesala de la depresión, pueden ser combatidos a través del autoconocimiento.

Llevo hace tiempo sobre mi espalda como mi caballo de batalla particular la idea de extender entre las personas con las que me relaciono a nivel personal y profesional la necesidad de asumir una tarea, en mi opinión la más importante de nuestra vida, que es conocernos a nosotros mismos.

El autoconocimiento es probablemente la herramienta más poderosa que se puede utilizar para ir asumiendo los retos, dificultades o problemas de mayor o menor magnitud que nos van surgiendo en el transcurso de nuestra vida.

El tomarnos tiempo para preguntarnos quiénes somos, cuál es nuestro propósito en la vida y otras muchas cuestiones más acerca de nuestro interior es probablemente la única manera de ser capaces de afrontar lo que nos acontece cada día.

El mundo exterior es como es y lo es para todos; las cosas que pasan y las cosas que nos pasan con mucha frecuencia no dependen en casi nada o en nada de nosotros,... ¿Qué podemos hacer entonces?

Fortalecer nuestra identidad, conocernos en profundidad, “sabernos”, nos hace mucho más conscientes de lo que somos y hace que “respondamos” a los avatares del mundo en vez de “reaccionar” a las cosas que nos ocurren.

De modo que ante un problema más o menos importante, seguiré siendo yo, un yo que responde a la situación conscientemente y que es capaz de “alinear” su respuesta con sus valores y su visión de sí mismo, así que en vez de hacernos perder nuestra identidad y caer en el círculo de un pensamiento rumiante devastador psicológicamente, la asunción de los problemas nos ayudará a ser más Nosotros frente al mundo cambiante, las crisis o cualquiera de las dificultades de la índole que sea que nos afecten.

Hablamos de problemas o dificultades, pero en cualquier caso la utilidad de saber quién soy va mucho más allá, de modo que me vais a permitir la licencia pero creo que está en la base de la sabiduría y de la felicidad, allá donde se encuentren.

A través de los procesos que el Coaching propicia, podemos descubrir quiénes somos, cuál es nuestro propósito en la vida, qué es lo que queremos dejar en este mundo más allá de nuestro beneficio, cuáles son nuestras fortalezas, dónde están esas cosas en las que no “nos gustamos” y cómo podemos hacer para mejorarlas, qué es lo que realmente nos motiva, cuál queremos que sea nuestro papel en el entorno donde nos movemos,...

... y muchas otras preguntas más que nos ayudarán a saber más de nosotros y a tener un Ser fuerte, un Alma que pondremos en nuestra vida y que se manifestará en cómo vivimos nuestra existencia.

Sin duda, una maravillosa aventura, probablemente el safari más emocionante que se puede hacer,...