miércoles, 28 de octubre de 2009

La brecha de la innovación y el cambio

Vaya por delante que no pretendo que nadie se moleste (Parece que ya estoy afilando el pincho, pero no es esa mi intención) de modo que me gustaría que quedara claro que no hablo de nadie y que mi intención es construir (Ahora es cuando todos empezáis a intentar adivinar de quién hablo,... pero no, os lo juro).

Veréis, hace ya bastante tiempo que me ronda una preocupación por el alma; ya sé que no soy nada original y que muchos otros se la han planteado ya, pero me gustaría compartirla con vosotros, así que ahí va.

En nuestra sociedad de la información, de la comunicación, cada vez más democratizada, donde muchos luchamos y creemos en un acceso universal al conocimiento y la información, resulta que observo un fenómeno que me preocupa y que me parece crucial para mirar al futuro.

Tengo una vívida sensación de que cuanto más conceptualizamos el cambio, cuanto más allá queremos llegar en la definición de lo que nos viene en los tiempos futuros, ya sea a nivel social, personal, respecto al mundo del trabajo, empresarial, productivo, en el ocio,... cuantos más foros, asociaciones, estudios, redes sociales, debates, libros, etc. construimos para explicarlo, veo que más grande es la brecha entre las realidades.

Unos cuantos (Me da miedo llamarnos “élite”) estamos intentando definir, acotar, poner nombres, transformar una realidad que dudo mucho que sea sólo nuestra y dudo más aún de que la mayoría de los sujetos de esas transformaciones (O muchos de ellos al menos) ni siquiera sepan de qué estamos hablando,... incluso no creo que sepan que hablamos de ellos; es más, creo que su realidad o sus realidades son otras... y además aún son mayoría.

No soy un gran defensor de la democracia como axioma absoluto (Aunque no se si tenemos algo mejor), pero tengo la sensación de que si no tendemos más puentes entre realidades diferentes, seguirá existiendo una gran brecha entre unos y otros y tengo la “sensación” de nuevo de que tenemos que intentar buscar un modo de transmitir, de democratizar, de extender, de impregnar, las grandes ideas que hoy por hoy están en un lado de la brecha y que deberían ayudarnos a ser una sociedad mejor, más democrática, más igualitaria y más participativa.

Tal vez haya que cambiar lenguajes, empatizar más, buscar menos las grandes palabras y los grandes conceptos o intentar conciliar nuestro complejo mundo con el Principio de la Parsimonia para ser más justos y tender más puentes.

Yo a veces no nos entiendo,...

No hay comentarios:

Publicar un comentario