martes, 6 de octubre de 2009

Ese Reality...

Pues no, no me callo, lo siento pero tengo que decirlo. Desgraciadamente a veces, mientras ceno o cuando necesito vaciar mi cabeza por un día duro o excesivamente largo, pongo la “caja tonta” y zapeo a ver que hay por ahí que me pueda enganchar,...

... y ayer cometí el error de quedarme (Y es la segunda vez que me pasa) en un reality - proceso de selección - gran hermano de la empresa,... ustedes ya sabrán; una serie de personas jóvenes, con curriculums grandes y largos y supuestas aptitudes impresionantes para sobrevivir en la jungla empresarial.

No seré yo quien juzgue a las personas que participan ni quien diga lo que está bien o mal hecho en lo referente a las personas a las que echan a la calle o las que se quedan (Que ese es el quid de la cuestión,... sólo quedará uno), aunque me apetezca mucho,... (¿A ti no?)... pero no caigamos en la tentación.

Sólo un par de comentarios sobre el modelo de “empresario” que parece buscarse a lo largo del programa. Al menos yo he visto que “lamentándolo mucho” van largando a aquellas personas que fallan en su cometido y lo reconocen a la hora de examinar su comportamiento y siguen en el “lío” aquellos que tienen una personalidad más “arrolladora”, incluso reconociendo su falta de “inteligencia emocional” (Si, si,... lo dijeron tal cual) con la consabida charla que queda muy bien.

Es decir,... seguimos igual,... hay que ser más listo, tener más “competencias” pero no es necesario que seas un buen colaborador de equipo, no es necesario reconocer lo que no sabes o no has hecho bien, hay que imponerse a tu grupo, no repartir responsabilidades, se te tiene que notar que eres el listo,... y no sigo,...

En cualquier caso, queridos amigos,... de momento a ese juego yo no quiero jugar y no voy a dejar de luchar porque los valores que valgan en el mundo de la empresa, por mucha jungla que parezca, sean otros,... lo siento si seguimos haciendo lo mismo seguiremos cosechando los mismos “éxitos” en nuestro mundo empresarial y si no,... miremos cómo andamos hoy, ¿No?

3 comentarios:

  1. Hola Iñaki,

    Estoy de acuerdo contigo y me parece un paralelismo, el que has establecido, muy divertido, sobretodo porque, en demasiados casos, es real.

    No obstante, en cualquier selección hay que tener claro el objetivo. En estos realities el objetivo es la audiencia mediante el escándalo, la irreverencia y la puesta en valor de unos "no-valores". En contrapartida, en la empresa, se supone que deberíamos tener claro el entorno (equipo en el que hemos de integrar al candidato), las funciones o tareas del puesto y las competencias; todo esto muy ligado a la actitud del individuo.

    Al final todo vendrá marcado por una correcta definición del objetivo y una correcta utilización de las herramientas que nos permitirá "ser o no ser" eficientes.

    Independientemente de esta chapa, me ha encantado el ejercicio que has realizado.

    ResponderEliminar
  2. Hola Iñaki!

    Solemos decir que las casualidades no existen. No es casual que nuestra mirada cansada coiicida en estos reality's. No es casual que nos cuestionemos sobre la realidad y la ficción. No es casualidad que nos llame la atención que nuestro "hombre" se quede. Me gusta que podamos hablar de valores en este trabajo de asesorar a los lideres, de acompañar a los que tienen que llevar el timón. De blog a blog y entre tu y yo, con una intuición, y no te hablo de olimpiadas. Con lo poco que te conozco. Las casualidades, no existen, estoy seguro. Hay algo más!
    Suerte y gracias por ilcluir mi blog en tus enlaces, hago lo propio.
    Ricardo J. SANCHEZ.

    ResponderEliminar
  3. Jorge, gracias como siempre por tus atinados comentarios. Estoy de acuerdo en que, agraciadamente, los objetivos de un proceso de selección hoy en día son otros, incluso para la persona que se va a quedar a las puertas de la empresa y se le "echa" a la calle, el trato y la consideración son completamente diferentes a estos juicios sumarísimos que vemos en la tele. Un abrazo grande.

    Ricardo, es cierto, no es casual que el "azar" nos pille cerca y tampoco lo es que coincidamos en algunas de nuestras inquietudes. Cuando llevas años trabajando con y para personas creo que algunas conclusiones son obvias y algunas creencias son hasta naturales,... a poco que dejemos un resquicio a nuestras competencias emocionales,... Gracias por "conectarte" a mi blog, espero seguir aprendiendo. Nos seguiremos encontrando ;-)

    ResponderEliminar